Mercados

Tasa de referencia
de la Fed subiría
este mismo año

La caída reciente en el mercado de valores en China que mostró serios problemas financieros para el país asiático junto con la baja inflación en EU, serían los frenos para que la Fed mueva su tasa.
Esteban Rojas
[Los temores en torno a la política de la Fed no se reflejaron en una apreciación del dólar. / Bloomberg]  

[Los temores en torno a la política de la Fed no se reflejaron en una apreciación del dólar. / Bloomberg]

Una recuperación de la economía norteamericana menor a lo esperado y la fragilidad prevaleciente en el contexto internacional, particularmente, en el caso de China, le dan a la Reserva Federal de Estados Unidos armas para mantener en suspenso el alza en su tasa de referencia.

¿Septiembre o diciembre?
De acuerdo a cifras publicadas por Bloomberg, en el mercado de futuros de los fondos federales, se le da solamente una probabilidad de 39.8 por ciento a un alza en la tasa de la Fed en su reunión del próximo septiembre.

En tanto que para la reunión de octubre sube a 45.9 por ciento la posibilidad del inicio de un ciclo de alza en la tasa de la Fed, pero no es sino hasta la junta de diciembre de este año, cuando la probabilidad se incrementa hasta el 70.8 por ciento.

Pero también, está el hecho de que el mercado laboral y de vivienda estadounidenses han mejorado sustancialmente a números similares a los mostrados antes de la crisis inmobiliaria lo que es una variable de peso para un alza más próxima, pero el factor inflación podría ser el ancla para mover hacía arriba la tasa.

En su reunión de ayer, la Fed dejó sin cambio su tasa de referencia dentro un rango de 0.0 a 0.25 por ciento. Este rango se mantiene sin cambio desde diciembre de 2008.

El comunicado de política monetaria de la Fed prácticamente fue el mismo que el publicado en su pasada reunión de junio y su decisión fue adoptado de forma unánime.

Las expectativas en torno a la normalización de la política monetaria en Estados Unidos se han movido considerablemente, en la medida que se han presentado acontecimientos imprevistos.

En un principio, se consideraba que en el primer trimestre de este año, la Fed empezaría a aumentar su tasa de referencia, pero el bache en que cayó en este periodo la economía norteamericana obligó a posponer la decisión.

También, han servido de contrapeso la incipiente recuperación económica en la zona euro y en Japón, así como la pérdida de dinamismo en las principales naciones emergentes.

La situación internacional se ha complicado con la crisis de deuda en Grecia y las dificultades en el mercado accionario y en la economía de China, que son factores que no favorecen al proceso de normalización de la política monetaria en los Estados Unidos.

Sin compás, políticas monetarias en el mundo
La puerta continúa abierta para el inicio de un ciclo de alza en la tasa de referencia de la Fed en el presente año, dependiendo todavía de la evolución de la economía norteamericana y del contexto internacional.
De cumplirse el pronóstico, se marcará todavía más los diferenciales en las políticas monetarias.

Es probable que en la zona euro y Japón se pueda extender la permanecia de tasas de interés en mínimos históricos.

El Banco Central de Canadá anunció en el presente mes una baja de 25 puntos en su tasa de referencia.

Esto deja a los bancos centrales del Reino Unido y de Estados Unidos, como los que encabezarán un ciclo de alza en sus tasas de referencia.

En el caso de las naciones emergentes, también existen contrastes. De un lado, se encuentra Brasil que sigue subiendo sus tasas, mientras otros las mantienen.

En suma, la era del dinero barato está llegando a su fin en naciones como Estados Unidos, situación que traerá un reacomodo en los flujos de capital, pero significaría que su economía sale de terapia intensiva.