Mercados

Sembradas 3 mil 430 semillas en el SAR

Hasta hace no mucho ahorrar en forma voluntaria solamente era posible con depósitos directos en la Afore de cada uno de nosotros.
Álvaro Montero
[Arturo Monroy/El Financiero] Al cierre de marzo las Afore reportaron 48.8 millones de cuentas.

[Arturo Monroy/El Financiero] Al cierre de marzo las Afore reportaron 48.8 millones de cuentas.

El ahorro voluntario, por su origen requiere de una diversidad de estímulos para que crezca y se consolide; muchos de esos estímulos salen del control del sistema, como el salario de los trabajadores: bajo e insuficiente en muchos casos.

Pero, otros factores de estímulo son responsabilidad directa del gremio y de la autoridad; en un país como México fomentar el ahorro voluntario es una tarea titánica y de larguísimo plazo, no es algo que vaya a nacer por generación espontánea, los esfuerzos de hoy, siempre y cuando sean los adecuados y además estén bien hechos, tendrán consecuencias con el paso de los años.

Para las siguientes generaciones, se siembra hoy, con la intención de que el país coseche mañana; una forma es facilitar a los trabajadores la forma de ahorrar en sus cuentas individuales.

En el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) están sembradas 3 mil 430 semillas; son en cierta forma semillas del ahorro voluntario, son 3 mil 430 sucursales para captar recursos: mil 650 pertenecen a Telecomm, que proporciona servicios integrales de telecomunicación, telegráficos y financieros básicos para la población en zonas populares urbanas y rurales donde no hay presencia bancaria; asimismo, la empresa 7-Eleven opera desde el año pasado un esquema de captación de ahorro voluntario por medio de mil 780 sucursales.

Con los años la generación de la transición, poco propensa al ahorro voluntario por su esquema de retiro por medio del cual el IMSS o el instituto de seguridad social al que estén afiliados sus miembros les garantiza una pensión, se reducirá y desaparecerá.

Pero, quienes empezaron a trabajar y cotizar a partir del 1 de julio de 1997, están llamados a considerar el ahorro como una parte vital de su proyecto de vida; estas generaciones tienen y tendrán muchos pretextos para no ahorrar en forma voluntaria, pero también muchas oportunidades para hacerlo: de día, de noche, los fines de semana, los días festivos, en vacaciones, en semana santa, en navidad, año nuevo, etcétera.