Mercados

Se fortalece clan de los hawkish dentro de la Fed

No subir las tasas tendría un efecto negativo en la credibilidad del banco central, revelan minutas de la pasada junta de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos.
Esteban Rojas
Fed

(Bloomberg)

A pesar de una votación que favoreció dejar inmóvil la tasa de referencia en septiembre, la división al interior de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos para elevar el costo del dinero va en aumento, de acuerdo con el contenido de las minutas de la última reunión de política monetaria del organismo.

Los integrantes del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) establecieron las bases para subir el costo del dinero “relativamente pronto”, aunque lo dejaron condicionado todavía a la evolución de indicadores clave, como el mercado laboral, la inflación y el crecimiento económico.

“Las minutas del FOMC de septiembre fueron consistentes con el tono hawkish y los comentarios subsecuentes de los oficiales del banco central”, comentó Michael Feroli, economista en jefe para Estados Unidos en JPMorgan.

“Creemos que este creciente consenso que ve hacia el corto plazo es consistente con un alza de tasa en la junta de diciembre, salvo que haya un deterioro en los indicadores de crecimiento”.

Por otra parte, algunos analistas destacaron que el mayor debate entre los miembros de la Fed radica el comportamiento de variables económicas respecto a la normalización de la política monetaria.

“Parece que el debate no radica mucho en la junta de diciembre, sino en la holgura que le queda a la economía, así como sus implicaciones para el ritmo de normalización de la política monetaria más allá de 2016”.

‘DIFÍCIL DECISIÓN’
Las actas revelaron que la decisión de mantener la política monetaria sin cambios fue reñida. Algunos miembros destacaron que sería apropiado aumentar las tasas relativamente pronto si el mercado laboral estadounidense sigue mejorando y la actividad económica se fortalece, mientras que otros inclinaron por esperar a tener pruebas más contundentes de que inflación avanza hacia el objetivo de 2 por ciento.

“Entre los participantes que estuvieron a favor de esperar a mayor evidencia de un progreso continuo hacia los objetivos del Comité, varios señalaron que dejar la tasa inmóvil fue una decisión difícil”, se lee en el documento.

“Algunos participantes consideraron que sería apropiado elevar la tasa objetivo de los fondos federales relativamente pronto si el mercado laboral continua mejorando y se fortalece la actividad económica”.
De los 17 integrantes que participaron en la reunión del 21 de septiembre, 10 tenían un voto. De estos últimos tres estuvieron a favor de incrementar la tasa de referencia.

CREDIBILIDAD, EN JAQUE
La presidenta de la Fed, Janet Yellen, y otros integrantes del instituto central llevan meses preparando al mercado para una subida en el costo del dinero.

El retraso en realizar un nuevo apretón en la política monetaria podría actuar en contra de la credibilidad de la Fed y su forma de comunicar sus intenciones a los mercados, se advierte en las minutas.

“Un par de miembros expresaron su preocupación por el potencial efecto adverso sobre la credibilidad de la política de comunicación del Comité si el siguiente paso se aplaza por más tiempo”, señalan.

En la jornada de ayer, un poco antes de darse a conocer las minutas, el influyente presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, declaró que podría permitirse el organismo central un “suave” incremento en las tasas ya que la economía de Estados Unidos tiene “un montón de espacio para correr”.