Mercados

Se acelera la salida
de foráneos del mercado
de deuda nacional

No obstante, en el mercado mexicano los inversionistas financieros del exterior mantienen recursos por más de 2 billones de pesos.
Esteban Rojas
[Los cetes a 28 días se situaron en 3.38 por ciento. / Cuartoscuro / Archivo]  

[Los cetes a 28 días se situaron en 3.38 por ciento. / Cuartoscuro / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- Sólo el uno de abril, los extranjeros vendieron papel por un total de 2 mil 337 mdd; la cifra superó las ventas de dólares de Banco Central.

La salida de extranjeros del mercado de deuda nacional sigue.

Su tendencia podría ser una amenaza que desate presiones adicionales en indicadores como las tasas de interés; algunas cifras revelan un fuerte ajuste.

De acuerdo con datos reportados ayer por el Banco de México, en un solo día, el pasado 1 de abril, los extranjeros vendieron una cifra superior al total de dólares que ha inyectado el Banco de México en el mercado cambiario por medio de subastas diarias desde el 11 de marzo y hasta la fecha.

Las cifras disponibles señalan que ese día los inversionistas foráneos vendieron valores de deuda gubernamental por un monto de 55 mil 243 millones de pesos, equivalente a 2 mil 337 millones de dólares.

Esta cantidad supera ampliamente a lo inyectado por el instituto central vía subasta de dólares al mercado cambiario, por una cantidad de mil 544 millones de dólares.

Entre el 4 de febrero y el primero de abril de este año, en solamente dos meses, se vendieron valores de deuda del gobierno como Cetes, bonos y Udibonos por una cantidad de 126 mil 545 millones de pesos, semejante a 11 mil 482 millones de dólares.

El dato supera al recorte por 124 mil 300 millones de pesos anunciado a finales del pasado mes de enero.

De acuerdo con la última actualización, publicada ayer por el Banco de México, la tenencia de extranjeros en deuda denominada en pesos pasó de un máximo histórico de 2.180 billones el pasado 4 de febrero, a 2.053 billones al cierre del primero de abril, lo que implicó una reducción de 126 mil 545 millones de pesos.

La disminución en la tenencia de los extranjeros no implica una salida de recursos del gobierno federal, sino que son operaciones de mercado que pueden quedar entre particulares.

La reducción de flujos del exterior, implica solamente la magnitud del “hueco” que pueda quedar para poder refinanciar su deuda posteriormente.

La evolución por instrumento
Por instrumento, destaca la reducción en la tenencia de extranjeros de los Cetes por un monto de 181 mil 954 millones de peso desde su máximo histórico.

Cabe señalar que el Cete es el instrumento preferido por los extranjeros para realizar movimientos de entrada y salida de tipo especulativo, por ser una de las herramientas de inversión más líquidas en el mercado nacional.

En tanto que los bonos a tasa fija, los de mayor peso en el portafolio de los no residentes en el país, muestran una disminución de 20 mil 101 millones en su tenencia de residentes en el exytanjero, desde su máximo histórico.

Los efectos
De extenderse la salida, aunque todavía con altibajos, se podrían presentar episodios de presión de alza sobre las tasas de interés y el tipo de cambio del peso con el dólar.

La evolución de los réditos muestran la forma en que los mercados empiezan a descontar todo tipo de factores.

Por ejemplo, la tasa del bono mexicano a plazo de 10 años llegó a cotizar en un mínimo de 5.13 por ciento hacia finales de enero en el mercado de dinero nacional.

Un mes después tocó máximos de 6.07 por ciento y ayer martes cerró en 5.73 por ciento.

El mercado de dinero ya “corrigió” y empezó a descontar los efectos de una postura vendedora por parte de los inversionistas foráneos en el mercado de deuda nacional.

Así, la venta de los extranjeros de papel de deuda denominado en pesos, pudiera ser un catalizador que acelere la decisión del Banco de México para elevar su tasa de referencia, incluso ante de que lo haga la Reserva Federal de Estados Unidos, cuya decisión no se conocerá antes de junio próximo.

No obstante la tendencia del mercado en las semanas recientes, todavía no se registra una salida desbocada de los inversionistas foráneos.