Mercados

S&P dice que podría rebajar aún más la calificación de Brasil

Actualmente la agencia calificadora estadounidense tiene a la mayor economía latinoamericana en el nivel BB y bajo vigilancia, por lo que existe la posibilidad de una reducción en los siguientes tres meses ante la incertidumbre política.
Bloomberg News
brasil

(Bloomberg)

S&P Global Ratings ha dicho que podría reducir la calificación crediticia soberana de Brasil debido a que el ajuste fiscal propuesto podría quedar interrumpido por la incertidumbre política derivada de las acusaciones contra el presidente Michel Temer.

La agencia de calificación puso bajo vigilancia el grado de la deuda brasileña con perspectivas negativas, lo que significa que podría ser rebajada en los próximos tres meses. S&P tiene una calificación de BB para Brasil, dos niveles por debajo del grado de inversión.

La ambiciosa agenda de reformas de Temer sufrió un golpe la semana pasada tras las alegaciones de que se grabó al mandatario brasileño apoyando el pago de dinero al expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha.

Temer, que ha negado rotundamente cualquier conducta inapropiada, ha visto cómo caía el apoyo a su administración durante el fin de semana, cuando PSB, un socio clave de la coalición, se unió a la oposición para pedir su renuncia.

La consultora de riesgo político Eurasia ahora ve un 70 por ciento de posibilidades de que Temer no acabe su mandato frente al 20 por ciento anteriormente.

"Si estas acusaciones recientes contra el presidente Temer se corroboran, la capacidad del presidente para permanecer en el cargo y gobernar de forma efectiva probablemente sería insostenible", escribieron analistas dirigidos por Lisa Schineller. "Esto podría poner en marcha un proceso de transición que no se ha probado antes".

En una declaración, el Ministerio de Hacienda de Brasil reafirmó su compromiso con la recuperación económica mediante reformas estructurales encaminadas a equilibrar las cuentas públicas, la sostenibilidad de la deuda pública y el crecimiento sostenido.

La semana pasada, Fitch Ratings reafirmó la calificación de Brasil pese a la nueva oleada de turbulencia política, y mantuvo una perspectiva negativa.

La administración de Temer aprobó el año pasado un proyecto de ley que limita el gasto del gobierno durante 20 años y ha estado trabajando para obtener apoyo a otra medida que limite los pagos para pensiones.

El empeoramiento de las cuentas públicas de Brasil fue uno de los principales factores que motivaron la pérdida del grado de inversión de su deuda en 2015.