Mercados

Rincón del experto:
Compradores, cuidado al buscar rentabilidad

Álvaro Montero
Russ Koesterich
27 noviembre 2014 5:10
edificio de la fed

Reacción en cadena/(Wikipedia)

CIUDAD DE MÉXICO.- La semana pasada se mantuvieron al alza las acciones en Estados Unidos, a pesar de exhibir valoraciones costosas.

El índice Dow Jones Industrial Average registró un avance de 1 por ciento y cerró en 17 mil 810 puntos, el índice S&P 500 subió 1.17 por ciento para finalizar en 2 mil 63 puntos.

Identificamos tres tendencias que ayudan a respaldar las acciones: un estímulo monetario adicional por parte de los bancos centrales extranjeros, una ola de fusiones y tasas de interés bajas y estables.

Sin embargo, pueden estar sobrevaluadas las acciones defensivas y orientadas a los ingresos debido a que las tasas se mantienen bajas y los inversionistas continúan buscando rentabilidad.

Actualmente, las acciones se han recuperado más de 12 por ciento con respecto a su baja de octubre y, en tal proceso, han incrementado las valoraciones a su nivel más alto desde el 2009.

Aun así, las acciones continúan beneficiándose de varios factores, entre ellos, el estímulo monetario, una nueva ola de fusiones y adquisiciones, así como tasas estadounidenses bajas y estables.

En el aspecto monetario, llegó de China el golpe de adrenalina más reciente. El viernes pasado, el Banco Popular llevó a cabo un recorte de las tasas de interés por primera ocasión en dos años, impulsando así una recuperación mundial de la renta variable.

Las acciones también continúan viéndose favorecidas por una ola de fusiones y adquisiciones, cuyas transacciones actualmente suman un total de 3 billones de dólares en lo que va del año.

Durante la semana pasada, se pudieron ver megafusiones tanto en el sector energético como en el farmacéutico: Halliburton compró Baker Hughes por 35 mil millones y Actavis compró Allergan (fabricante de Botox) por 66 mil millones. El tercer factor que brinda respaldo a las acciones es la rentabilidad baja y estable de los bonos.

A pesar de los dos mejores trimestres consecutivos en términos de crecimiento económico desde 2003, se resiste al cambio la rentabilidad de los bonos a largo plazo de Estados Unidos.

Una de las razones por la cual permanece tan baja la rentabilidad es que disminuyen cada vez más las expectativas de inflación.

Recientemente, las expectativas de inflación a cinco años, correspondientes al mercado de valores del Tesoro protegidos contra la inflación (Treasury Inflation Protected Securities, TIPS), llegaron a 1.49 por ciento, el nivel más bajo en cuatro años.

La Reserva Federal (Fed) no pasó por alto esta caída en las expectativas inflacionarias.

Citan esta tendencia las actas publicadas recientemente de la última reunión de la Reserva Federal.

Por el momento, la Fed insiste en su convicción de que la inflación “retrocederá en el mediano plazo al nivel objetivo de 2 por ciento del comité”, una perspectiva que se ve respaldada por las cifras publicadas la semana pasada respecto de la inflación en los precios al productor y al consumidor, que fueron un poco más altas de lo que se esperaba.