Mercados

Rincón del experto:
China, poca toleracia
ante un bajo crecimiento del PIB

Los expertos opinan; instituciones y personas ajenos a El Financiero|Bloomberg, pero no a la economía del país y a escala internacional, nos dan un panorama desde su perspectiva.
Álvaro Montero
Erick Vega
30 abril 2014 5:5
Divisas del mundo

Yuan. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.- Hoy en día, con una mayor confianza en la recuperación de Estados Unidos y Europa, el foco de los dirigentes chinos para 2014 y 2015 podría concentarse más en asegurar un ordenado proceso de desapalancamiento, así como un manejo seguro de los riesgos financieros que han surgido a raíz de los estímulos fiscales masivos tras la crisis financiera global.

Por otro lado, el gobierno chino ha anunciado oficialmente su objetivo de crecimiento del PIB para este 2014, el cual se sitúa en 7.5 por ciento, mientras que en 2013 el crecimiento fue de 7.7 puntos.

Por esta razón, el gobierno a través de su partido comunista, ha revelado un muy ambicioso programa de reformas estructurales.

Por mencionar las más importantes, tenemos: primero, la reforma a las empresas paraestatales, donde el espíritu de éstas es volverse compañías más eficientes en su operación, así como en la asignación de recursos, todo esto mediante un esquema de competencia económica. Segundo, la reforma financiera, la cual intenta permitir que los balances de los bancos chinos pueden llegar a parecerse a sus homólogos americanos y europeos, con la capacidad de invertir en nuevos valores.
Y por último, la más importante en mi opinión, la reforma social, en la cual la población rural adquiere mismos derechos que la población urbana, permitiéndoles explotar sus terrenos para la construcción residencial vivienda o infraestructura, lo cual les generará más riqueza, confianza y mayor poder adquisitivo.
Sin embargo, los dirigentes chinos podrían enfrentar un difícil equilibrio entre las reformas estructurales y crecimiento en el corto plazo. Y más aún cuando, según las últimas declaraciones de los dirigentes de este país, éstos no parecen tener el estómago para tolerar un crecimiento sustancialmente más lento, por lo que medidas expansionistas de corto plazo podrían ser implementadas nuevamente para apuntalar la economía.
En conclusión, la aceleración de las reformas económicas es necesaria en China para evitar una fuerte desaceleración en su potencial de crecimiento a largo plazo.
Sin embargo, no vemos estas reformas económicas propuestas como un cambio importante durante 2014, ya que éstas tomarán tiempo para implementarse completamente. Y peor aún, existe el riesgo de que el gobierno Chino pudiera volver a centrarse en estímulo y estabilización macroeconómica inmediatos – posiblemente descarrilando las reformas y aumentando los riesgos financieros.