Mercados

Rincón del experto:
China, constante preocupación para Mercados Emergentes

El gigante asiático, quien es el mayor socio comercial de Estados Unidos podría afectar a economías emergentes ante el proteccionismo de Trump.
Rincón Del Experto
Claudia Morales, vicepresidente de BlackRock
26 enero 2017 5:0
 [Bloomberg] Algunas firmas son Pioneer Investments, Blackrock y Morgan Stanley Investment Management. 

[Bloomberg] Algunas firmas son Pioneer Investments, Blackrock y Morgan Stanley Investment Management.

Si bien la economía china ha mostrado una estabilización del crecimiento, no es la única temática que ha tomado los titulares de la mayor economía emergente. En esa lista también podríamos incluir a la política cambiaria y la gran cantidad (y calidad) de deuda, tanto privada como aquella que cargan las empresas estatales, entre otras.

Actualmente -y aunque la economía pareciera estar llegando a una etapa del ciclo de crecimiento menos inquietante-, China enfrenta un entorno tanto de mayor inflación como de tasas de interés mundiales, lo cual se transforma en un desafío importante y coloca presión al control de capitales y al uso de reservas para mantener el yuan fuera de la tendencia bajista, que ha afectado principalmente a las economías emergentes.

Y, como si fuera poco, a días de que el gobierno de Donald Trump comience formalmente su administración, ya está elevando las preocupaciones sobre qué tan drásticas serán sus medidas proteccionistas. Principalmente, después de la decisión de la automotriz Ford de no seguir adelante con el proyecto de la nueva planta que se instalaría en México. Aunque la compañía informó que este cambio respondía a una caída dramática de la demanda por vehículos pequeños en Estados Unidos, los temores ya están instalados.

Una preocupación no menor, si consideramos que China es el principal origen de las importaciones americanas (cerca del 20 por ciento), sólo seguido por Canadá (15 por ciento) y México (13 por ciento).

Sin embargo, antes de comenzar a sacar conclusiones, hay que considerar que el poder de negociación del gigante asiático es mucho más grande. Asimismo, hay que contemplar que las consecuencias también podrían tener efectos de corto plazo nada positivos para la economía americana.

En efecto, del total de las importaciones chinas, el 14 por ciento responden a equipos de cómputo, el 9.5 por ciento audiovisuales y 3.7 por ciento a celulares. Todos, activos que, de tener mayores aranceles como forma de protección primaria, podrían tener un impacto directo en mayor inflación y reducción a su acceso por parte de los consumidores americanos.

Cabe considerar, además, que China ha sido históricamente el principal acreedor de deuda americana, monto que según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, alcanzó los mil 115.7 miles de millones (billions) de dólares en octubre del 2016 .

Con todo esto, en el 2017 habrá que seguir monitoreando a China, ahora con un foco en su relación comercial y política con Estados Unidos. Nos guste o no, va permear al comercio internacional y a la toma de decisiones de inversión en mercados emergentes.