Mercados

Reacomodo en flujos monetarios; demandan papel y dólares

El tipo de cambio máximo vigente de cierre en el mercado corporativo es de 15.6250 pesos por dólar; se registró el pasado 10 de marzo, un día antes de que iniciara la venta diaria de 52 millones de dólares sin precio fijo.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
22 abril 2015 5:0
dólares

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los flujos monetarios en el mercado mexicano se reacomodan, así lo sugiere la fuerte demanda de papel gubernamental, que contrasta con las presiones sobre la moneda nacional y las expectativas de alza en tasas de interés.

La demanda de títulos gubernamentales en el mercado de dinero se ha concentrado en el corto plazo, lo que provocó que las tasas de interés bajaran pese a las presiones que acumula el peso en el mercado cambiario.

Durante la subasta de valores gubernamentales la tendencia se profundizó, de acuerdo con cifras del Banco de México la subasta de títulos a 28 días, para los cuales existía una oferta de hasta 5 mil 500 millones de pesos, fue superada en 3.07 veces al demandarse hasta 16 mil 891.73 millones de pesos.

En consecuencia, la tasa del plazo mencionado bajó y rompió el piso de 3 por ciento luego de siete semanas de no hacerlo, para colocarse en 2.96 por ciento, su nivel más bajo en casi dos meses.

La tasa líder está a poco más de medio punto porcentual del mínimo histórico, con una tendencia que contrasta respecto a las presiones cambiarias del año en curso.

Por su parte, la demanda de Cetes en el plazo a 91 días fue 2.45 veces superior a la oferta, mientras que la que se registró en el plazo a 175 días (equivalente a 6 meses), fue 3.04 veces superior.

La demanda de Cetes en el plazo líder de 28 días, registrada en la subasta del martes, superó al promedio del año que se colocaba en 2.65 veces la oferta realizada.

Lo anterior, significa que los flujos de dinero buscan cobertura de tasa de interés, antes de que se registre algún movimiento de parte del banco central mexicano, o incluso de la Fed.

Mercado cortoplacista
El mercado nacional se consolida en momentos de volatilidad financiera como cortoplacista; es decir, predominan los plazos cortos de operación.

Aunque no es la primera ocasión que sucede, sino que es una constante en periodos de altibajos financieros.

Incluso, es probable que el aumento de la demanda de papel gubernamental de corto plazo, esté asociado a la estrategia de los fondos de inversión por “liberar” posiciones n otras herramientas de inversión y prepararse para el aumento en las tasas de la Fed.

El peso sigue a la baja
En este contexto, el dólar se mantiene al alza frente al peso.
En solo tres sesiones la moneda estadounidense gana 2.08 por ciento,se ha recuperado desde niveles de 15.15 pesos, hasta colocarse cerca del punto máximo vigente.

Ayer martes el avance fue menor respecto a otros días, pero no evitó que el dólar se consolidara arriba de 15 unidades y diera un paso más contra el peso rumbo a nuevas marcas: la cotización interbancaria valor spot quedó en 15.4680 unidades; por su parte la ventanilla bancaria terminó en 15.75 pesos por dólar.

Los factores que siguen moviendo al peso a depreciarse son completamente del ámbito externo; no hay en éste momento algo más fuerte, incluso considerando las revisiones negativas que se han hecho al crecimiento del PIB del país en los días recientes; la moneda mexicana está inmersa en una tendencia que se registra en prácticamente todo el mundo emergente y muchos países industrializados, que también se deprecian contra el dólar.

Aunque la extrema fortaleza del dólar ha sido reconocida como un obstáculo para el crecimiento, el problema es que mover a los mercados no es una tarea fácil para cualquier banco central del mundo, incluyendo a la Fed.

En el caso del peso mexicano, los mecanismos de subasta de dólares siguen cuestionados en cierta modo, ya que se considera que en momentos de volatilidad los montos subastados son insuficientes.

Todos los días Banxico vende 52 millones de dólares en el mercado, sin precio fijo. Adicionalmente, subasta 200 millones de dólares que se asignan si el tipo de cambio fix del día previo rebasa un nivel de 1.5 por ciento en el momento de la subasta, que tiene 3 horarios. El asunto es que la subasta no se concreta, pese a que en ocasiones el peso rebasa la depreciación tolerada.