Mercados

¿Qué tasa de reemplazo pretende para su retiro?

Cuarenta y dos por ciento, en promedio, es la tasa de reemplazo que recibe la mayoría de los pensionados en nuestro país; muy baja respecto a otras naciones.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
12 septiembre 2014 13:17
[Una manera de fomentar la estabilidad del ahorro es promover una mayor oferta de productos en Udis, considera especialista. / Bloomberg]  

[Una manera de fomentar la estabilidad del ahorro es promover una mayor oferta de productos en Udis, considera especialista. / Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.- La tasa de reemplazo es el porcentaje de salario que recibe un trabajador retirado, respecto al sueldo devengado antes de la jubilación.

Por ejemplo, si un jubilado percibe una pensión de 3 mil 975 pesos mensuales y el salario que percibió antes de retirarse fue de 8 mil 500 pesos, su tasa de reemplazo es de 46.76 por ciento.

Calcular la tasa de reemplazo es sencillo, solamente debe dividir la pensión requerida entre el salario, y el resultado multiplicarlo por 100.
Por ejemplo, si un trabajador gana 10 mil pesos mensuales y desea obtener una pensión de 7 mil pesos en el mismo periodo, su tasa de reemplazo será de 70 por ciento.

Se dice que la tasa de reemplazo ideal es la del 100 por ciento; es decir, pensionarse y obtener el mismo salario que cuando el trabajador estaba activo.

Pero, desafortunadamente, muy pocas empresas otorgan esas facilidades y la gran mayoría son pertenecientes al sector paraestatal.

La realidad es que la tasa de reemplazo promedio en México apenas se ubica en 42 por ciento, así es que para lograr un mejor nivel de ingreso en la jubilación, la única opción es el ahorro voluntario, o que la empresa en donde labora el trabajador tenga un plan privado de pensiones.

Algunos análisis elaborados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señalan que una tasa de reemplazo adecuada es de 70 por ciento.

Lo anterior significa que en México existe un rezago de prácticamente 30 puntos porcentuales frente al nivel óptimo.

Teóricamente, ningún trabajador puede obtener una tasa de reemplazo superior al 100 por ciento, pero en la práctica es mucho menor; en los países miembros de la OCDE el indicador está en niveles aproximados de 65 por ciento, mientras que en Sudamérica es de 68 por ciento.

Está comprobado que hoy por hoy la única forma de lograr una mejor pensión, que sustituya adecuadamente el salario, es con ahorro, aunque éste debe ser constante y creciente, lo que muchas veces no sucede con los sueldos.