Mercados

¿Qué esperan los mercados para el 29 de octubre?

Los mercados todavía pueden estar montados en un carro de la montaña rusa. Los altibajos dependerán de como se interprete el dato del PIB en los Estados Unidos. El radar también estará puesto en la decisión de política monetaria de Banxico.  
Esteban Rojas
Esteban Rojas
29 octubre 2015 8:35
banxico

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Un dato clave, para afinar la puntería de cuando pueda iniciar la Reserva Federal un ciclo de alza en su tasa de referencia, es el referente al comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) de los Estados Unidos.

La modificación en las expectativas dependerá de que tanto pueda cumplir o no con lo esperado por el mercado.

De acuerdo a una encuesta levantada por Bloomberg entre 80 especialistas, se estima que el PIB pudo haber crecido en 1.6 por ciento durante el tercer trimestre del año.


De cumplirse el pronóstico, marcará un notable contraste con el 4.3 por ciento de igual periodo del 2014 y ser menor al 3.9 por ciento del segundo trimestre de este año.

La revisión de la venta de bienes al exterior, realizada ayer, en el principal socio comercial de México, da margen para alguna sorpresa positiva en materia económica.

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos reportó que el déficit comercial de bienes bajó a 58 mil 600 millones de dólares en septiembre desde 67 mil 200 millones de dólares en agosto.

Con todo y que el dato del PIB pueda ser mejor a lo esperado, de todos modos mostrará un proceso de desaceleración algo que podría enfriar las expectativas prevalecientes en cuanto a tasas en la jornada de media semana.

En lo interno, no deje de seguir la página WEB del Financiero Bloomberg para enterarse de la decisión de política monetaria del Banco de México.

Una vez despejada la incógnita de la decisión de la Fed de no pisar el freno a su actual política de estímulos y ante el hecho de la baja inflación registrada en México, los dados se cargan notablemente para esperar que Banxico mantenga en 3.0 por ciento a la tasa interbancaria a un día.

Lo que queda ver es el contenido de su comunicado de su política monetaria, en donde es posible que se remarquen los avances en materia de inflación. No obstante, la oveja negra sería la existencia de una economía en crecimiento, pero todavía a un ritmo bajó.

El factor desequilibrante para que el Banco de México dispare un alza en su tasa de referencia de manera casi simultánea con la Fed, seguiría siendo un tipo de cambio con una fuerte presión al alza, que ponga en riesgo al comportamiento de la inflación.

La moneda todavía está en el aire y no habría que descartar periodos de alta volatilidad, conforme se vayan conociendo datos económicos clave y de acuerdo a la evolución del contexto internacional.