Mercados

Promotores, el conflicto entre la ética y el deber

En abono de los agentes promotores podemos mencionar que en el caso del SAR es posible que exista un serio conflicto entre la ética y el deber.
Álvaro Montero
Antonio Sandoval
31 julio 2014 5:10
Ahorro

No olvides que los pequeños gastos suelen ser los que más pesan si permites que se acumulen.

CIUDAD DE MÉXICO.- Los agentes promotores en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) tienen un gran objetivo: captar cuentas para sus instituciones.

El gen de los agentes promotores es como el de cualquier vendedor, con todo lo respetable y relevante que es el oficio y/o profesión para las empresas, la sociedad y el país en general.

Sin embargo, ofrecer o vender servicios financieros es muy distinto al de otros productos o servicios, requiere entre otras cosas: cierto nivel de conocimientos y especialización, ética profesional como en todas las actividades y alta sensibilidad en el caso concreto de quienes promueven en el SAR.

Desafortunadamente, muchas de las características pueden no encontrarse en todos los agentes promotores, o incluso es posible llegar a un conflicto personal y profesional cuando como promotor se traspasa a un trabajador a sabiendas de que la institución en la que se encuentra paga un mejor rendimiento.

Los “vicios” de la fuerza vendedora en el SAR son muy parecidos a los de otros sectores. El año pasado en el periodo de minusvalías (mayo-junio), me buscó un agente promotor de cierta Afore para ofrecerme el traspaso; el argumento que me dio sin preguntárselo era que su Afore era la que menos perdía (lo que por cierto tampoco era verídico). En la guerra y en el amor todo se vale, para los vendedores o promotores su actividad es equivalente.

En abono de los agentes promotores podemos mencionar que en el caso del SAR es posible que exista un serio conflicto entre la ética y el deber.

Como agente promotor estoy consciente de que mi cliente X tiene un rendimiento mejor en su Afore, pero debo llevarlo a la institución en la que trabajo, con el potencial daño que puedo provocar en su futura pensión. Es cierto, rendimientos pasados no garantizan rendimientos futuros.

La tarea para profesionalizar a 40 mil agentes promotores será compleja: el promotor tiene una genética, la venta es la venta y se defiende, la cuenta es de quien la gana, y muchas otras consideraciones más que se hacen día con día en las Afores. Con todo eso y más será necesario lidiar.