Mercados

Política monetaria, necesaria, pero...

El Banco Central Europeo (BCE) anunció el 5 de marzo que iniciaría su programa de inyección de liquidez, a través de la compra de bonos en diferentes países.
Rincón Del Experto
Erick Vega
06 marzo 2015 5:10
 [Ministro de Finanzas alemán es consultado sobre si Berlín buscaría soluciones más audaces a la crisis de deuda de la zona euro. / Reuters] 

[Ministro de Finanzas alemán es consultado sobre si Berlín buscaría soluciones más audaces a la crisis de deuda de la zona euro. / Reuters]

El esquema de recompra de bonos asciende a un monto aproximado de 1.1 trillones de euros y se enfocará principalmente en deuda gubernamental.

El BCE también demostró su optimismo, junto con el anuncio, ya que el crecimiento económico de la zona euro podría llegar a 1.5 por ciento en 2015 y la inflación estabilizarse hacia 2 por ciento en los próximos dos años.

Sin embargo, existen aún muchas dudas de la efectividad del esquema para reactivar el crecimiento económico.

Primero, la inyección de liquidez es algo que el Banco Central ya había hecho desde hace tiempo.

Pero, los resultados han sido poco favorables. Y es que la idea de que por un exceso de oferta de dinero barato inmediatamente se reactive el crédito es absurda, sobre todo en un escenario de recesión económica donde los bancos.

Encima, consideremos los resultados del “stress test” realizado en octubre del 2014, donde se reveló que la salud financiera de 24 bancos europeos no cumplía con los estándares mínimos de capitalización.

Segundo, el pensar que con la recompra de bonos gubernamentales las tasas de interés de los mismos se reducirán aún más parece complicado. Existen ya muchos países donde las tasas de referencia están ya cotizando a niveles negativos desde hace tiempo.

Por último, este programa de inyección de liquidez también tiene el propósito de depreciar el euro, con el fin de volver las exportaciones más competitivas.

Sin embargo, la moneda euro se ha depreciado ya alrededor de 30 por ciento desde marzo del 2008, y no hemos visto mejoría.
Los efectos del programa parecieran pocos ante la gravedad.