Mercados

Persisten temores de contagio en banca europea

A nueve años de la crisis financiera mundial, el mercado bancario internacional vuelve a resentirse, sobre todo en la Unión Europea (UE), en donde el riesgo de contagio se mantiene presente.
Clara Zepeda
Introduzca el texto aquí
12 agosto 2016 5:0
zona euro

(Bloomberg)

De acuerdo con la aseguradora de crédito Coface, en el supuesto de que las pruebas de estrés realizadas por la Autoridad Bancaria Europea a 51 bancos de 15 países de la región estuviesen defectuosas, los inversionistas deberían considerar que el riesgo latente en el sector bancario de la Unión Europea es más alto que el que sugiere los resultados.

En pleno funcionamiento desde enero de 2016, el Mecanismo de Resolución Individual (SRM), uno de los tres pilares de la unión bancaria, asegura un rescate, en principio, en el caso en que los bancos no sean capaces de recaudar suficiente capital en los mercados.

El uso del mecanismo no puede excluirse en el futuro a medida que la incertidumbre actual podría aumentar las dificultades de los bancos para obtener capital en los mercados financieros.

Tan sólo la economía italiana sigue siendo frágil y los bancos del país tienen una alta tasa de préstamos cuestionables, o de amortización dudosa, de cerca de 18 por ciento. Francia, en comparación, tiene una tasa de 5.0 por ciento y el Reino Unido de 1.5 por ciento.

“Dado que Italia es la tercera economía de la zona euro, una suerte de impago o un retiro masivo de depósitos bancarios podría propagarse rápidamente a través de la zona euro, donde hay varios bancos en dificultades, en parte debido a las bajas tasas de interés que reducen los márgenes de beneficio”, explicó un estudio de la Universidad de Wharton y del Imperial College de Londres.

Además, las empresas en Europa son mucho más dependientes de los préstamos bancarios que las estadounidenses, por lo que si hay bancos en problemas esto significa que incluso las empresas de éxito podrían enfrentarse a una contracción del crédito.

Coface sostuvo que los bancos están evolucionando en un contexto de tasas de interés bajas o negativas que tienen un impacto en su rentabilidad. Este problema no se considera en el escenario de pruebas de estrés, y representa un límite del ejercicio. Por otra parte, los bancos griegos y portugueses --entre los más débiles identificados en las pruebas de resistencia anteriores--, no se han subrayado en este ejercicio.

En el último año, el costo de asegurarse contra impagos de bancos en Europa ha aumentado. De una muestra de Credit Default Swaps de 75 bancos europeos, el spread de estos ha subido en 42 casos.