Mercados

Pensiones de primer mundo, con cuotas bajas

Aspirar a contar con cuotas de primer mundo en México es totalmente legítimo. Pero esto no quiere decir que sea de esa manera, sin embargo, una pensión por hoy no cubriría las necesidades del individuo si no hace aportaciones voluntarias.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
29 abril 2015 5:5
[El peso ha caído 0.65 por ciento ante el dólar en tres jornadas consecutivas. / Bloomberg / Archivo] 

[El peso ha caído 0.65 por ciento ante el dólar en tres jornadas consecutivas. / Bloomberg / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- A nadie le sirve una pensión inferior a la mitad del sueldo que ganaba antes de retirarse.

En los países desarrollados el promedio de la tasa de reemplazo supera el 70 por ciento, en nuestro país se coloca cuando mucho en 46 por ciento.

Para que los trabajadores tengan un retiro digno, pero sobre todo una vejez sin preocupaciones económicas, la pensión mínima efectivamente debería rondar el 75 por ciento como tasa de reemplazo.

Pero, ¿cómo aspirar a ella enmedio de las condiciones que vivimos?.
Tal como señalamos hace algunos días, las minusvalías significan un motivo de preocupación y alarma cuando se presentan, existen razones.

Pero, en México un periodo de minusvalías suele tomarse como un cataclismo, algo que sentencia a los trabajadores a tener bajas pensiones cuando algún día pueda aspirar a ellas.

De paso, explicar las minusvalías nos hace acreedores a todo tipo de recordatorios a quienes osamos tomar una postura más optimista y tenemos el atrevimiento de señalar que son como parte de la naturaleza de una cuenta individual.

Las minusvalías no son el problema de éste país, y tampoco del SAR.

Como también señalamos, en casi 18 años del sistema de cuentas individuales, las Siefores le “atinan” a nueve de cada 10 veces que realizan sus inversiones con nuestro dinero.

La tasa de efectividad es muy alta, de hecho es la más alta del sistema financiero mexicano, pero aún así no se les perdona una minusvalía.

El tema no es ese, incluso con esa tasa de efectividad se puede decir que las Siefores no deben preocuparnos.

El problema es el de las cuotas de aportación, las bajísimas cuotas que tenemos quienes cotizamos en el IMSS son el equivalente a contar con minusvalíasperpétuas.



Imaginemos a un trabajador que por largos 40 años ha cotizado y aportado el 6.5 por ciento de su salario a su fondo para el retiro, si la aportación fuera del doble tendría el doble de recursos, y muy probablemente el doble de pensión.
Es muy lamentable querer contar con pensiones del primer mundo, a la que los trabajadores tenemos derecho sin lugar a dudas, pero tratar de financiar esas cuotas con aportaciones del tarcer mundo.
Algo no checa en la ecuación.