Mercados

No podemos ni debemos bajar pensiones: Banorte

El sistema de cuentas individuales cumple este día 17 años; muchos son los retos que se presentan, y muchas soluciones existen sobre la mesa.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
01 julio 2014 5:5
Banorte

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- De acuerdo con Fernando Solís, primer presidente de Consar en el periodo 1995-2000, y actual director general de Ahorro y Previsión en Grupo Financiero Banorte, es necesario hacer ajustes para reimpulsar al sistema, pero lo que no podemos ni debemos hacer es darnos el lujo de bajar las pensiones, tal como sucede actualmente en algunos países.

El sistema de reparto se agotó en México, aunque existen algunos que perduran, sobre todo en los estados, pero la mayoría de ellos están financieramente en mala situación.

Igual que prácticamente todos, el directivo considera que un problema grave es el nivel de aportaciones de los trabajadores, aunque ni siquiera es debate debido a que forma parte de un problema estructural en la economía mexicana.

Pero existen otros puntos en los que sí es posible avanzar; por ejemplo, considera que debe acabarse con un sistema fragmentado, en el que existen varias instituciones de seguridad social, aboga por un sistema único tanto por la parte de prestación de servicios como por la administrativa, a fin de bajar costos y generar mayores eficiencias en beneficio de los trabajadores.

También es necesario fijar una pensión objetivo más que una tasa de reemplazo, de manera que los trabajadores tengan una meta y aquellos que desean mejor pensión ahorren más por su propia cuenta.

“Pensar más con base en la pensión objetivo no como tasa de reemplazo, sino en términos absolutos”.

En México el gran debate es cómo financiar algunos aspectos de la seguridad social, por eso es que Fernando Solís considera que debe existir una institución única; hay márgenes financieros en diversas ramas de la seguridad, pero es necesario definirlos bien.

En materia de educación financiera, el directivo asegura que es un gran tema a nivel internacional, y una responsabilidad directa del estado, que debe asumirla con una visión de largo plazo.

“El problema es que los trabajadores se preocupan cuando ven cerca el retiro; es necesario que la educación financiera se vuelva una asignatura de primaria y secundaria; no debiera extenderse un título profesional sin un curso básico de finanzas para las disciplinas que lo requieran”.