Mercados

Mitad de cuentas, inactivas

Es posible que muchas de las cuentas individuales que se registran ante el IMSS incluso tengan varios años sin registrar aportaciones, debido a que la permanencia de los trabajadores en los empleos es cada vez menor.
Antonio Sandoval
Mauro Álvaro Montero
08 septiembre 2014 5:10
[Afores erogan cifra histórica de siete mil mdp, Afore Azteca, Invercap y Metlife son las que gastaron más en 2013. /Cuartoscuro] 

[Afores erogan cifra histórica de siete mil mdp, Afore Azteca, Invercap y Metlife son las que gastaron más en 2013. /Cuartoscuro]

CIUDAD DE MÉXICO.- De acuerdo con las más recientes cifras proporcionadas por la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (Amafore), el 64.6 por ciento del total de cuentas registradas en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) corresponden a trabajadores que cotizan en el IMSS.

Lo anterior, significa que aproximadamente 33 millones 300 mil trabajadores tienen registrada una cuenta individual en el sistema de seguridad social más popular en México, el IMSS.

Un dato importante para saber en qué proporción los trabajadores que cotizan en el IMSS registran actividad en su cuenta individual y en consecuencia tienen trabajo, es precisamente con las cuentas activas; es decir, aquellas que reportan aportaciones constantes.

De acuerdo con la misma fuente, durante el segundo bimestre del año 2014 un total de 17.2 millones de trabajadores afiliados al IMSS aportaron a su cuenta individual; estos es 0.5 por ciento más respecto al bimestre previo y 3.1 por ciento frente al mismo periodo del año anterior.

Sin embargo, si comparamos el total de cuentas registradas en el SAR de los trabajadores cotizantes al IMSS, por 33 millones 300 mil, frente a la cifra de quienes aportaron bajo la misma condición (cotozar al IMSS), por 17 millones 200 mil, tenemos que solamente 51.6 por ciento de las cuentas individuales totales afiliadas al IMSS están vigentes, o cuando menos lo estuvieron en el segundo bimestre del año.

Es un hecho que la llamada “porosidad” del mercado laboral sigue vigente, se mantiene como un factor de preocupación, las cifras lo dicen.

El impacto es importante en el presente, pero de manera especial en el futuro; por cada semana que una persona no cotiza ante el IMSS se reduce su pensión futura.

Es posible que muchas de las cuentas individuales que se registran ante el IMSS incluso tengan varios años sin registrar aportaciones, debido a que la permanencia de los trabajadores en los empleos es cada vez menor.