Mercados

México pierde apetito por 
T-Bills más que ningún otro país

La caída en el rendimiento de la deuda estadounidense le ha
restado atractivo durante este año.
Esteban Rojas
Riesgo país, México, uno de los mejor librados

Riesgo país, México, uno de los mejor librados

Durante el primer semestre del año, México fue el país que más disminuyó su tenencia de bonos norteamericanos en el mundo,
al reducirla en 20 mil 800 millones de dólares, de acuerdo con las últimas cifras publicadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Con ello, la tenencia total de deuda norteamericana en manos de inversionistas mexicanos pasó de 72 mil 200 millones de dólares a
51 mil 400 millones, el registro más bajo en los últimos cuatro años.

Esa reducción, que incluye los cambios en el portafolio del Banco
de México, instituciones oficiales e inversionistas privados, obedece
parcialmente a la venta de esos activos en el mercado secundario,
pero también a la no renovación de bonos que tuvieron su maduración
en el primer semestre.

La caída en los rendimientos de los bonos del Tesoro, principalmente
en los de largo plazo, restó atractivo a esos papeles en la primera
mitad del año. El premio de los bonos a 10 años cayó 82 puntos
base, al pasar de 2.2943 a 1.4697 por ciento entre septiembre y junio.

En tanto, los intereses de los bonos a 5 años cayeron 76 puntos base y los de 2 años en 46 puntos base. 

Según los datos del Departamento del Tesoro, la tenencia de inversionistas mexicanos está compuesta en 76 por ciento de bonos
de largo plazo y un 24 por ciento en obligaciones de corto.

“Es posible que algunos inversionistas estén tomando utilidades de
sus posiciones en los bonos del Tesoro después de fuertes ganancias”,
señaló Kim Rupert, director de renta fija para Action Economics con sede en San Francisco, a Reuters.

“Al observar las subastas de bonos del Tesoro, ha habido menor
demanda de los bancos centrales comparado con el año pasado”.

CONTRASTES ENTRE PAÍSES

En el segundo y el tercer puesto como los países que más redujeron sus posiciones en deuda del Tesoro norteamericano se ubicaron Arabia Saudita y Hong Kong, con montos de 20 mil 600 y 15 mil 500 millones de dólares, en el periodo de referencia.

En contraste, en el bando de los mayores compradores de papel de
deuda de Estados Unidos estuvo encabezado por Bélgica, Luxemburgo,
Japón, Alemania y Reino Unido con cifras de 34 mil 600 millones de dólares, 25 mil 400, 25 mil 300, 24 mil 800 y 24, mil 700 millones de dólares, en cada caso.

El diferente ‘apetito’ por los bonos norteamericanos coincide con los contrastes que existen en las de tasas de interés en cada nación y los diferenciales que guardan con las prevalecientes en Estados Unidos.
Las naciones que se inclinaron por aumentar sus posiciones en papel norteamericano de deuda, tienen en común la existencia de bajas tasas de interés, que en algunos casos son incluso, negativas.

Dicha situación incentiva a los capitales a ‘volar’ en búsqueda de mejores rendimientos en el exterior.

Mientras que en Bélgica y el Reino Unido, sus respectivos bonos a 10 años pagan 0.17 y 0.61 por ciento, en Japón y Alemania, este tipo de instrumentos tienen un rendimiento negativos de 0.088 y 0.035, respectivamente. En todos los casos, estas cifras están muy por
debajo del 1.58 por ciento del bono norteamericano al mismo plazo.
En lo referente a México, el bono a 10 años paga 5.76 por ciento, cifra
que representa un diferencial a su favor de 418 puntos base.

ADICTOS’ A LOS T-BILLS

China sigue siendo el principal tenedor de bonos norteamericanos, con un monto de 1.24 billones de dólares. Esta cifra, representa el 19.75 por ciento del total por país.

En lo que va del año, el gigante asiático, solamente ha disminuido en 5 mil 300 millones de dólares su tenencia de bonos estadounidenses.

El segundo lugar, lo ocupa Japón como el mayor comprado de deuda
norteamericana, con una cifra de 1.15 billones de dólares.

En el ámbito latinoamericano, México ocupa el segundo lugar como el mayor tenedor de bonos de Estados Unidos, solamente detrás de Brasil, cuya tenencia es de 251 mil 600 millones de dólares.

En los próximos meses podría continuar el reacomodo de los portafolios
en la medida que se acerque una modificación en el costo del dinero en Estados Unidos y que otras naciones mantengan o incrementen sus estímulos monetarios.