Mercados

México, aumenta participación en bonos de EU a máximo histórico

La tenencia de bonos del tesoro norteamericano por parte de México alcanza un máximo sin precedente, a pesar del creciente riesgo de posible pérdidas, derivadas de una potencial baja en su precio.
Esteban Rojas
 [Este miércoles la noticia estará centrada en el anuncio de la política monetaria de la Fed. / Reuters]

[Este miércoles la noticia estará centrada en el anuncio de la política monetaria de la Fed. / Reuters]

La posibilidad de que la burbuja de bonos observada en los Estados Unidos se siga desinflando, no fue suficiente para inhibir que los inversores mexicanos sigan incrementando su tenencia de estos instrumentos.

De acuerdo a datos del departamento del tesoro, México alcanzó una cifra sin precedente de 65 mil 100 millones de dólares en bonos norteamericanos al cierre del 2013, superando su anterior máximo alcanzado en febrero del mismo año.

En el pasado diciembre, México aumento su tenencia de bonos norteamericanos en 5 mil 600 millones de dólares, una apuesta riesgosa, dado que en ese mes el rendimiento del bono líder a 10 años llegó a superar el 3.0 por ciento. Este movimiento se reflejó por lo consiguiente en una caída en su precio.

La compra de bonos, por lo tanto se efectuó con un movimiento del precio a la baja.

Hasta ahora, dicha estrategia ha rendido frutos. En lo que va del año, la tasa de los bonos ha mostrado un comportamiento a la baja, hasta ubicarse en la actualidad cerca de 2.73 por ciento. Esta situación ha derivado en un alza en el precio, lo que se traduce en ganancias de capital para los tenedores de estos instrumentos.

Sin embargo, no habría que caer en un excesivo optimismo y pensar que las tasas de largo plazo en los Estados Unidos van a seguir cayendo.

Las menores tasas de interés observadas en los Estados Unidos, en las últimas semanas, se pueden deber en parte al efecto coyuntural de una cierta desaceleración en el ritmo de recuperación de su economía. Una vez pasado este fenómeno, las presiones de alza pueden regresar.

Además, es previsible que la Fed siga recortando sus compras de bonos a todo lo largo del presente año, lo que podría generar presiones alcistas adicionales sobre las tasas de interés de largo plazo.

De ser así, existe un riesgo de que el precio de los bonos retome su tendencia de baja, pudiendo ocasionar perdidas de capital a los tenedores de bonos norteamericanos.