Mercados

México alcanza máximo histórico en compra de bonos de Estados Unidos

La necesidad de invertir los recursos provenientes de las reservas internacionales de México, obligan a la compra instrumentos como los bonos del tesoro de los Estados Unidos. 
Esteban Rojas
Esteban Rojas
17 junio 2014 9:58
[Bloomberg] Shinzo Abe planea debilitar el yen através de la compra de bonos estadounidenses. 

[Bloomberg] Shinzo Abe planea debilitar el yen através de la compra de bonos estadounidenses.

CIUDAD DE MÉXICO.- El fuerte crecimiento de la compra de México de bonos norteamericanos, sobre todo a partir del pasado noviembre, la ha llevado a alcanzar un máximo histórico en 70 mil 600 millones de dólares.

La mayor tenencia de bonos por parte de nuestro país, a diferencia de otras ocasiones cuando se trataba de una fuga de capitales, se debe principalmente a la necesidad de invertir las cuantiosas reservas internacionales en valores de fácil realización.

De noviembre del 2013 a abril del 2014, los activos internacionales en poder del Banco de México se incrementaron en 13 mil 878 millones de dólares. En tanto que la compra de bonos del tesoro norteamericano aumentaron en el mismo periodo una cantidad ligeramente por debajo, al ascender a 11 mil 100 millones de dólares.

El diferencial de tasas de interés a favor de México se encuentra en la actualidad ligeramente por arriba de los 300 puntos base, algo que no solamente es atractivo para los inversionistas nacionales, sin también para los internacionales.

La actividad de México en la demanda de bonos norteamericanos presenta fuertes contrastas con otras naciones emergentes. El denominado grupo BRIC de abril del 2013 a abril del presente año ha vendido bonos del tesoro norteamericano por 54, 900 millones de dólares, mientras que México, en este mismo lapso, ha comprado 13, 600 millones en bonos.

Este comportamiento, puede mostrar que nuestro país está ganando terreno en cuanto al dinamismo en el crecimiento de sus reservas internacionales y, por lo tanto de liquidez para poder ser invertida.

En la última cifra reportada por el tesoro norteamericano al pasado abril, se dio una sorpresiva disminución de 24 mil 164 millones de dólares en los flujos netos de largo plazo a los Estados Unidos. Este comportamiento pueda ser una señal de que los mínimos en las tasas de interés observados en el presente año, pudieran ser un fondo, dado la pérdida de competitividad.