Mercados

Mercado de bonos ve en la política el mayor riesgo

El factor geopolítico es considerada como la mayor amenaza para los bonos en los siguientes 12 meses; la normalización de la política monetaria es considerada el segundo mayor riesgo.
Clara Zepeda
dinero

[Bloomberg] El movimiento en las tasas sugiere una actitud precavida en el mercado de bonos, a la espera de noticias sobre la marcha de la economía.

El factor geopolítico es la mayor amenaza para los mercados crediticios en los próximos 12 meses, revela una encuesta realizada por Fitch Ratings a inversionistas de renta fija.

Según el sondeo, que fue realizado entre directivos de entidades que administran unos 5.8 billones de euros, el 77 por ciento de los encuestados ven a la política como la principal amenaza para el mercado de bonos.

El ocupado calendario de elecciones en Europa este 2017 y el apoyo a partidos populistas y euroescépticos han generado mayor inestabilidad entre los inversionistas en el mundo. A ello se suma la salida de Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), una administración estadounidense más proteccionista y los conflictos con Medio Oriente y Corea del Norte.

“Esta es la cuarta encuesta consecutiva en la que los inversionistas han identificado la geopolítica como su mayor preocupación y fue el único riesgo que la mayoría de los encuestados consideran alto. La siguiente preocupación más común fue la retirada de la flexibilización del mercado de crédito de los bancos centrales, destacada por el 48 por ciento de los encuestados”, dijo la calificadora.

Añadió que el aumento de los riesgos políticos en la eurozona podría provocar una nueva tensión financiera en el bloque monetario, que podría tener un impacto adverso significativo en el crecimiento y en las calificaciones de bonos soberanos, aunque éste no es su escenario base.

Fitch Ratings advirtió de los “efectos dominó” entre los bonos soberanos, no importa que el epicentro esté en Europa, Estados Unidos o Asia, son amenazantes para la calidad crediticia de los agentes económicos.

Por ejemplo, en el caso de Estados Unidos, los bonos soberanos más amenazados son aquellos con estrechos vínculos económicos y financieros con ese país, como los de México, que están bajo escrutinio, debido a desequilibrios financieros existentes o percepciones de marcos o prácticas injustas en sus relaciones bilaterales.