Mercados

Los Udibonos están de vuelta

El alza esperada en el ritmo de crecimiento de la inflación en México, es un catalizador que puede impulsar la demanda de Udibonos. 
Esteban Rojas
Esteban Rojas
23 junio 2014 9:19
Etiquetas
 [Bloomberg] EN PORTADA: Banxico reporta máximo histórico de 163,515 mdd al cierre de diciembre.

[Bloomberg] EN PORTADA: Banxico reporta máximo histórico de 163,515 mdd al cierre de diciembre.

CIUDAD DE MÉXICO.- La aplicación de una política monetaria más flexible por parte del Banco de México ha traído, entre sus efectos, la baja en las tasas de interés nominales, particularmente con un horizonte de tiempo hasta un año.

La caída en los rendimientos, en muchos casos, los está colocando por debajo de la inflación proyectada. Esta situación obliga a tener que buscar alternativas para poder protegerse. Un mecanismo de defensa podría encontrarse en el mismo sector financiero, como es el caso de los denominados Udibonos.

“La luna de miel” que disfrutaron los ahorradores principalmente en los meses de abril y mayo, al contar con tasas de interés por arriba de la inflación ha terminado. En adelante, en el mejor de los casos, la brecha entre las tasas de interés y el crecimiento de los precios se tendera a cerrar y, en el peor, quedaran fuertemente rezagadas.

A las tasas de interés castigadas que reciben los ahorradores por tener sus recursos en los que suele llamarse la captación tradicional de la banca, se viene a sumar la caída en los rendimientos de instrumentos gubernamentales como los Cetes, al encontrarse por debajo del 3.0 por ciento anual o muy cerca de esta cifra. En ambos casos, sus niveles contrastan negativamente con la inflación esperada.

El crecimiento de los precios al consumidor a tasa anual tocó fondo y se encamina por un sendero ascendente.

En los próximos meses, incluso, no se debe descartar que el aumento de la inflación pueda poner a prueba el rango máximo de tolerancia del Banco de México, ubicado en 4.0 por ciento.

La existencia de tasas de interés bajas en términos nominales y las señales de que la inflación en México pueda incrementarse puede provocar dos fenómenos indeseables que no hay que perder de vista:
El primero, que los ahorradores pierdan poder adquisitivo al ampliarse la brecha entre los interés que reciben y el incremento de los precios al consumidor.

El segundo, que algunos ahorradores intenten proteger sus ingresos mediante la compra de activos que pueden implicar mayores riesgos. Esto puede conducir a burbujas indeseables que, al explotar, puede generar pérdidas en el patrimonio.

Una forma de protegerse contra tasas de interés reales negativas, es el buscar instrumentos como los Udibonos, los que ofrecen un premio por arriba de la inflación.

En el mercado hay mecanismos que pueden hacer accesible la adquisición de Udibonos sin que se requiera grandes cantidades de dinero. Lo importante es estar informado para poder diversificar los pocos o muchos ahorros que se tengan y evitar que se vean minados por la inflación. En todo caso, cabria advertir que los Udibonos se deben de ver, sobre todo, con una perspectiva de largo plazo.