Mercados

Los mercados piden definiciones al BCE

Crisis subprime, el origen de muchos males en el mundo, inició en el segundo semestre de 2008 y desde entonces regiones como Europa no pueden salir del círculo vicioso.
Álvaro Montero
[El BCE considera la posibilidad de implementar 'alivios cuantitativos' para mejorar la economía de la región. / Bloomberg] 

[El BCE considera la posibilidad de implementar 'alivios cuantitativos' para mejorar la economía de la región. / Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.- Los mercados podrían tener poca paciencia. No pueden esperar mucho y su comportamiento pide que el Banco Central Europeo (BCE) tome ya cartas en el escenario actual respecto al siguiente paso de política monetaria.

Tanto así que se asegura que la institución financiera ya comenzó con la compra de algunos activos monetarios; además, la expectativa indica que el BCE inyectará liquidez suficiente en activos corporativos.

El objetivo es dar crédito y flujos a las industrias para que inviertan, con lo que se espera que la economía se reactive y comience a salir del atolladero en el que se encuentra inmersa.

De no hacer algo el organismo, se podría despeñar la economía de la región, llevando consigo al resto del mundo tarde o temprano, la experiencia lo confirma.

Existe especulación respecto a que el BCE dirigirá sus pasos en diciembre a la captación de bonos corporativos, según Reuters, dando el tiempo suficiente para que los sectores se preparen ante la eventual compra.

Sin embargo, ésta eventual adquisición no garantiza que la economía salga del escollo, existe el peligro de no llegar al objetivo de expandir los negocios y que las empresas queden endeudadas ante el vencimiento de esos papeles.

Según analistas, la economía necesita ser reactivada lo más pronto posible, en un entorno en el que la crisis subprime se llevó al mundo a la debacle, y no suficiente con lo anterior, llegó la crisis de deuda en Europa, por lo que ahora, dar dinero a cambio de deuda, es un arma de doble filo para la primera región económica del mundo.

En lo que respecta al euro, este hecho de compra de activos lo tiró frente al dólar en la jornada del martes, un signo de desconfianza inicial ante la medida.

La adquisición de activos puede debilitar su moneda, ante la crisis de deuda que aún no ha sido superada del todo, los bancos centrales estiman que la desvalorización de la moneda única, junto con la lenta recuperación de Estados Unidos, podría derivar en los próximos dos años en una paridad más cercana al uno por uno; es decir que, el dólar podría revaluarse hasta 10 por ciento.