Mercados

Los mercados buscan pistas sobre magnitud
en alza de tasas

Con la expectativa descontada de que la Fed aumentará las tasas de interés este año, los mercados ahora se enfocan en cuánto sería el primer incremento de los réditos.
Efraín Hilario
fed

(Bloomberg)

Con la expectativa descontada de que la Reserva Federal de Estados Unidos hará un ajuste de las tasas de interés este año, los mercados ahora se enfocan en pistas que sugieran de qué tamaño será el primer incremento del costo del dinero.

También, buscan identificar la magnitud y el ritmo que seguirán las siguientes modificaciones.

Las primeras expectativas de los expertos sugieren que el precio del dinero aumentará hasta medio punto porcentual desde su actual mínimo histórico, ubicado en el rango de 0.0 a 0.25 por ciento, con amplías expectativas de que éste suceda en la reunión de septiembre.

La fecha se menciona mucho porque será entonces cuando Yellen tiene programada una conferencia de prensa sobre expectativas económicas, inmediátamente después de que concluya junto con sus colegas la reunión de política monetaria del banco central más influyente del mundo.

Aunnque, la responsable de la política monetaria ha insistido en que el aumento del precio del dinero podría llegar en cualquier momento del año, sin que se requiera de una reunión de la Fed, o una conferencia de prensa encabezada por ella.

Yellen, con esa postura, solo trata de tranquilizar a los mercados, usualmente inquietos y ansiosos, sobre todo en estos tiempos de incertidumbre monetaria.

De esta manera, las apuestas sobre un incremento en las tasas de interés predominan para las reuniones de septiembre, octubre y diciembre.

A partir de entonces, los siguientes incrementos del precio del dinero serán determinados por la evolución de la economía, buscando cerrar el 2016, con una tasa de fondos federales en niveles de 1.0 por ciento.

Es interesante porque a raíz de la semana pasada los los mercados cambiarán paulatinamente de sentimiento, dejarán de lado la expectativa de alza en tasas de interés para el año en curso,lo darán por descontado; ahora, se centrarán en la magnitud que tendrá el primer ajuste de réditos en casi una década