Mercados

Los ajustes al régimen de inversión en el SAR

Hay nuevas disposiciones del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) que tratarán de favorecer las inversiones de mediano y largos plazos.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
03 junio 2014 5:5
dinero

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La semana pasada la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) publicó nuevas disposiciones en el régimen de inversión; uno de los justificantes es el de favorecer inversiones de mediano y largo plazos. Tratemos de profundizar en el tema y aclarar algunos puntos:

1) Ventanas diferentes de plazos; se amplía la ventana del Índice de Rendimiento Neto (IRN) de los ahorradores más jóvenes y en consecuencia de las Siefores con mayor concentración de recursos.
La ventana máxima de tiempo o periodo de comparación de rendimientos es de 5 años en todas las Siefores básicas; la modificación se realizará en las Siefores 3 y 4 al incrementarse a 7 años. Uno de los efectos que se prevén es que los trabajadores-inversionistas se adapten a horizontes de inversión cada vez más amplios, periodos en los que las fases de minusvalía pueden observarse en su justa dimensión.

Adicionalmente, se ajusta el IRN a una ventana de tiempo de 3 años para los trabajadores cercanos al retiro, caso de la SB1, mientras que la Siefore Básica número 2 se mantiene sin variación en 5 años como ventana de medición para el IRN.

2) Utilización obligatoria de las Afores para contar con portafolios de referencia; en otras palabras, las inversiones se realizarán con instrumentos que en teoría deben mejorar los rendimientos en periodos de estabilidad y hacer más eficiente la administración de los mismos.

3) Se crea la Siefore Básica de Pensión (SB0), en donde se concentrarán los trabajadores que literalmente se encuentran en el umbral del retiro, 63 años y mayores, con un perfil de inversión sumamente conservador.

Los trabajadores que serán elegibles para conformar esa Siefore serán aquellos que vayan a realizar retiros totales o parciales por pensión, los que reciban una negativa de pensión y quienes sean trabajadores del ISSSTE y cuenten con bono redimido (recursos que les serán retribuidos).

En términos generales, los objetivos que se perciben son tres:
Por una parte ampliar el horizonte de inversión de los trabajadores jóvenes, no tanto en las inversiones propiamente dichas, sino en modificar la visión y volverla más largoplacista.

Por otro lado, fomentar la profesionalización de los brazos financieros de las Afores, las Siefores, que son las que invierten. Finalmente, colocar en una Siefore especial a los trabajadores que en breve pasarán al retiro.