Mercados

La Siefore de la transición

Los ajustes al régimen de inversión publicados la semana pasada incluyen la creación de una Siefore adicional denominada Siefore Básica de Pensión.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
05 junio 2014 5:10
[Crean la herramienta el Reto del Ahorro/Bloomberg] 

[Crean la herramienta el Reto del Ahorro/Bloomberg]

No deja de ser relevante luego de la desaparición de la Siefore Básica 5, al fusionarse con la número 4, debido a las condiciones de inestabilidad laboral que afectaba en las cuotas de los trabajadores más jóvenes.

En la práctica, se trata de una Siefore de transición para la gente que ya tiene un pie dentro de la zona de retiro laboral. Igual que cualquier cambio, se puede abordar el asunto desde diferentes matices:

1) La edad es determinante: la intención es minimizar el riesgo de los inversionistas que literalmente tocan las puertas del retiro; en realidad se trata de una Siefore de transición. En un sistema de ahorro e inversión en el que la visión de largo plazo es la materia primordial, hablar de una Siefore con trabajadores que tienen 63 años y más habla claramente de lo que se trata.

La idea parece ser la de acabar de una vez por todas con el tema del riesgo en personas que ya no tienen ni deben asumirlo, gente que quiere llegar activos en términos laborales a los 65 años con un objetivo, acceder a una pensión equivalente al 100 por ciento de su salario base de cotización de los cinco años previos al retiro.

2) Si bien la volatilidad impactaba poco o de plano no lo hacía en las cuentas de los trabajadores con más edad, debido a su perfil de inversionista, con la Siefore Básica de Pensión el riesgo se acerca a cero por ciento. Como sabemos, en el mundo de las inversiones el riesgo cero no existe, incluso si hablamos de inversiones en papeles o títulos respaldados por gobiernos.

3) El universo de gente cercana al retiro es modesto con respecto al total del sistema, hablamos de alrededor de 4.19 millones de cuentas, equivalente a 8.38 por ciento del total en el sistema.

Eso no significa que no sea importante; precisamente porque son recursos que no deben arriesgarse innecesariamente se protegerán e invertirán con más cautela.

Los cambios en el régimen van en el sentido de ampliar los horizontes de inversión de los trabajadores, acostumbrar a las personas al concepto de largo plazo y, en el caso de quienes se ubican ya cerca de la jubilación, aislarlos en una Siefore que les permita una transición estable hacia el retiro, cuando menos dos años antes de que eso suceda.

Queda pendiente una segunda fase de cambios relacionados con el aumento en los límites de inversión de las Afores en los diferentes segmentos de los mercados.

Como sabemos, algunas Afores ya se encuentran saturadas en sus límites, especialmente en los mercados de renta variable.