Mercados

La Fed y Europa divergen 21 años después

Han transcurrido más de 21 años desde la última vez que la Reserva Federal elevó las tasas de interés el mismo mes que su principal contraparte en Europa flexibilizó la política monetaria.
Álvaro Montero
¿Quién es Janet Yellen?

No siempre estuvo al frente del banco central más poderoso del mundo. Este pequeño repaso por su vida explica cómo sus humildes comienzos, su educación y su trayectoria le enseñaron a ser la fuerza serena y orientadora de la Reserva Federal estadounidense.

En mayo de 1994, Janet Yellen enseñaba en la Universidad de California en Berkeley y Mario Draghi era un alto funcionario en el ministerio de Finanzas de Italia. Ahora están al frente de la Fed y del Banco Central Europeo, respectivamente.

En ese entonces no existían ni el euro ni el BCE. La tasa de interés de referencia de Europa era fijada por el Bundesbank de Alemania.
Ese mes, la Fed de Alan Greenspan aumentó su tasa de referencia desde 3.75 por ciento hasta 4.25 por ciento para “preservar las tendencias inflacionarias favorables y sostener de ese modo el crecimiento económico”.

Por su parte, el Bundesbank –dirigido por Hans Tietmeyer- rebajó su tasa de descuento desde 5 por ciento hasta 4.5 por ciento para impulsar el crecimiento en la economía más grande de Europa. Ninguno de los bancos centrales mencionó el deseo probable de un dólar más fuerte después de que su caída había comenzado a perturbar los mercados financieros.

Con todo, los rendimientos alemanes y estadounidenses a la larga convergieron en tanto la Fed y el Bundesbank siguieron por caminos separados. Las tasas de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años subieron más de 200 puntos básicos. Para mediados de 1995, el dólar estaba subiendo.

¿Qué ocurrirá esta vez? Jeremy Hale, analista macro de Citigroup, predijo una curva de rendimiento más plana en los Estados Unidos en tanto los bonos del Tesoro a corto plazo suben en respuesta al cambio de la Fed. Las acciones europeas probablemente tengan un desempeño superior al de las estadounidenses y el dólar se fortalecerá, dijo.

Jalinoos y Derr también predijeron que el dólar avanzará y dijeron que eventualmente podría alcanzar la paridad con el euro. Uno de los obstáculos sería que la moneda en alza asustara a la Fed o que el BCE abandonara la flexibilización debido a un euro más débil, dijeron.