Mercados

La Fed de Estados Unidos cambió la “paciencia” por la “prudencia”

0.00-0.25 por ciento.
Rango de la tasa de fondos federales vigente desde diciembre de 2008; ya son 9 años de que la Fed no sube su tasa de interés.
Efraín Hilario
Janet Yellen

Janet Yellen (Reuters/Archivo)

La Reserva Federal ha removido la palabra “paciencia” de su comunicado.
Ahora, los planes para un aumento del costo del crédito deberían pasar a la parte alta de las prioridades de la política monetaria estadounidense.

Sin embargo, no debemos esperar que eso suceda, no al menos, en el corto y mediano plazo.

Más allá de los objetivos de la Fed de normalizar su política monetaria en algún momento de la segunda mitad del año, los miembros del Banco Central de Estados Unidos ahora parecen más “prudentes” que “impacientes” por efectuar su primer incremento de tasas de interés desde hace casi una década.

Su nueva postura está condicionada a las conservadoras expectativas de crecimiento para la economía estadounidense, a la sostenida apreciación del dólar, y también a los incómodos niveles de inflación, que en conjunto, los ha convencido de hacer una pausa en sus planes para normalizar su política monetaria.

Aunque la Fed no ha sumado la palabra “prudencia” a su comunicado de política monetaria, ha dejado entrever que actuará de forma precavida para evitar riesgos innecesarios ante una aplicación “inoportuna” de condiciones monetarias más restrictivas.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, por lo pronto, ha descartado de forma categórica un aumento de tasas de interés para la reunión de abril, aclarando que éste llegará en el momento oportuno, siempre y cuando las condiciones de la economía –empleo e inflación, principalmente— se acerquen a los lineamientos de la política monetaria.

De esta forma esperemos en las próximas semanas una postura más “prudente” de la Fed.