Mercados

Janet Yellen toma el control del volante

0.0-0.25 por ciento, es la tasa de referencia para los fondos federales; nivel fijado en diciembre de 2008 por parte de la Fed; se espera que la semana siguiente quite la palabra “paciencia” de sus comunicados.
Efraín Hilario
Efraín H. Mariano
09 marzo 2015 5:5
Fed

(Bloomberg)

La Reserva Federal de Estados Unidos, ahora más que nunca, tomará el control del rumbo de los mercados financieros.

La expectativa de que aumente el costo del dinero en algún momento a partir de la reunión de junio, ha cobrado mayor fuerza, a la luz de la mejoría sostenida del mercado laboral estadounidense y la menor perspectiva de un escenario deflacionista en la Unión Americana.

Además, el ritmo de expansión de la economía estadounidense, que se espera sea mayor a 3 por ciento a finales del año, no es una tendencia que resulte compatible con un entorno de tasas de interés cercanas a cero.

Se espera que la presidenta de la Fed, Janet Yellen, elimine la palabra “paciencia” de su comunicado en la reunión de la próxima semana, despejando el camino para un aumento del costo del dinero a mediados del año.

Sin embargo, una mala interpretación de la comunidad inversora a la lectura del comunicado de marzo de la Fed podría generar una salida desordenada de capitales de los mercados financieros y generar fuertes fluctuaciones en los mismos.

Yellen deberá moverse con sutileza en las próximas semanas, mejor que sus predecesores, Alan Greenspan y Ben Bernanke, para no generar una tormenta financiera en los mercados accionarios.

La Fed recortó las tasas de interés al mínimo histórico dentro del rango de cero a 0.25 por ciento en diciembre de 2008 y desde entonces se mantiene sin variaciones en la llamada tasa de referencia, vital para las finanzas globales.

Adicionalmente, la Fed no ha realizado un aumento del costo del crédito desde 2006; la estrategia tiene por objetivo impulsar el crédito, las inversiones, el empleo y la economía; la Fed enfrenta un momento crucial en el aterrizaje de la estrategia heredada por Bernanke.