Mercados

Incómodos niveles
de baja inflación
en el mundo

1.6 por ciento anual.
Tasa de inflación en China durante septiembre, la lectura más baja desde enero de 2010, también por debajo de la meta oficial de 3.5 por ciento.
Efraín Hilario
Efraín H. Mariano
16 octubre 2014 5:10
Google China

Usuarios chinos pudieron acceder a los servicios de Google que habían sido bloquedos. En la imagen las oficinas de Google en Bejing. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- A la reciente pérdida de impulso de la economía mundial podría sumarse un nuevo problema: los incómodos niveles de baja de inflación.

Si bien es cierto que ese punto parecía ser sólo un problema de la zona euro, donde el fantasma de la deflación acecha desde hace varios meses, la caída de los precios en otros frentes hacen pensar que también puede ser reflejo de una caída del consumo mundial.

Ayer, la Oficina Nacional de Estadísticas de China informó que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) aumentó en septiembre a su menor ritmo desde enero de 2010, 1.6 por ciento anual, desde su lectura de 2.0 por ciento en agosto.

En lo que va del año, de enero a septiembre, el IPC se ubica en 2.1 por ciento, 14 décimas por debajo de la meta que el gobierno chino fijó para todo 2014, de 3.5 por ciento.

En la comparación mensual, el índice subió 0.5 por ciento, después de un aumento de 0.2 por ciento en agosto.

Para el analista de ANZ Banking Group, Liu Ligang, las cifras sugieren que existe una demanda interna inactiva, que no sólo podría desencadenar una desaceleración mayor de la economía, sino también generar presiones deflacionarias.

En Estados Unidos, cuyas cifras más recientes de inflación serán publicadas la próxima semana, el índice de precios se ubica en niveles inferiores a los presupuestados.

Su IPC descendió 0.2 por ciento en agosto, para llevar la lectura anual de los últimos 12 meses a 1.7 por ciento, desde el 2.0 por ciento de julio, por debajo de meta establecida por la Reserva Federal.

Ayer se informó que el Índice de Precios al Productor de Estados Unidos, la medición de la inflación al mayoreo, cayó 0.1 por ciento en septiembre –su primer descenso en un año.

Habrá que seguir de cerca la publicación de las próximas cifras de inflación, que no sólo representan riesgos deflacionarios, sino también son el reflejo de una caída del consumo global y el manifiesto de la pérdida de impulso de la economía mundial.