Mercados

Histórico “impuesto” del BCE al sistema bancario

Cobrará por depósitos que le hagan los bancos comerciales; también bajó el rédito de referencia a mínimo histórico de 0.15 por ciento, al descender 10 puntos base.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
06 junio 2014 4:0
[Bloomberg] Draghi sugiere que el escenario está sujeto a riesgos bajistas. 

[Bloomberg] Draghi sugiere que el escenario está sujeto a riesgos bajistas.

CIUDAD DE MÉXICO.- Por primera ocasión en la historia financiera del mundo, un banco central cobrará a los bancos que quieran depositarle dinero en lugar de prestarlo en el sistema formal.

La medida, adoptada y anunciada ayer por el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, incluyó el recorte de la tasa de referencia también a un mínimo histórico de 0.15 por ciento desde 0.25 por ciento.

Además, el anuncio de subastas de liquidez en los próximos meses por un monto de 400 mil millones de euros, alrededor de 540 mil millones de dólares, entre los bancos comerciales de la región para que dichos recursos sean canalizados a créditos para el consumo, ya que no podrán prestarse tales fondos al sector hipotecario en general.

En una sesión histórica, el BCE determinó fijar una tasas de interés negativa, de menos 0.10 por ciento, a los depósitos que recibe de la banca comercial. En la práctica, dicha medida está considerada como una especie de “impuesto”, que seguramente los bancos comerciales buscarán evitar.

En 1999 cuando inició su vida institucional, el BCE fijó la tasa de rendimiento para los depósitos bancarios en 2.0 por ciento; un año más tarde la elevó a su nivel máximo histórico de 3.75 por ciento y 2007, poco antes de la crisis financiera global, el mismo referente se ubicaba en 3.25 por ciento, desde donde se ha desplomado a un nivel negativo sin precedente en la historia de los bancos centrales del mundo.

Se trata de un paquete de estímulo para la euroeconomía que busca impulsar en primera instancia el crédito, con una barrera para los depósitos que hacen los bancos comerciales al BCE, y que generalmente son producto del remanente de liquidez por su actividad en el mercado crediticio.

El BCE cumplió con las expectativas de los mercados, aunque diversos analistas consideran que los efectos tardarán en reflejarse al menos los próximos tres o cuatro meses, hasta que se haga la primera subasta de liquidez programada para septiembre, con un plazo de vencimiento de cuatro años. La segunda inyección se hará en diciembre.

El euro baja
El euro cotizaba el miércoles cerca de 1.37 dólares en las operaciones vespertinas; luego de la noticia del jueves por la mañana en Europa, la divisa común se debilitó a casi 1.35 unidades. La caída del euro es buena para Europa por los beneficios al sector exportador, y la posibilidad de que el consumo se reactive en la economía de la región.

Celebran las bolsas de valores
Las bolsas de valores se impulsaron después de las noticias provenientes de Europa; en esa región el índice de la bolsa de Milán ganó 1.52 por ciento, el Ibex 35 de Madrid subió 1.12 por ciento. El índice general de la bolsa de París ganó 1.06 por ciento, el DAX-40 de Francfort avanzó 0.21 por ciento y el índice de la bolsa de Londres cerró con una marginal baja de 0.08 por ciento.

En Nueva York las bolsas reaccionaron con niveles de cierre históricos en varios indicadores; por su parte, el peso mexicano se fortaleció ligeramente.