Mercados

Grecia, 4 meses más
en la ‘cuerda floja’

Por ahora, la extensión del rescate le garantiza a Grecia el desembolso del tramo pendiente de mil 800 millones de euros y la transferencia de mil 900 millones de euros, que Atenas reclama al BCE, procedentes del rendimiento de los bonos griegos.
Álvaro Montero
Efraín H. Mariano
25 febrero 2015 10:29
Banderas

(Bloomberg)

Grecia presentó su plan de austeridad y obtuvo luz verde para que el Eurogrupo le otorgara una extensión de rescate por cuatro meses más.

Parece un triunfo para el nuevo gobierno de izquierda de Grecia; sin embargo, esta prórroga, que culmina hasta finales de junio, parece insuficiente para que Atenas cumpla con sus obligaciones financieras, logre escapar de la austeridad y convenza a sus acreedores de firmar un nuevo financiamiento.

Si bien el Gobierno griego se ha comprometido a modernizar el sistema fiscal y la administración pública, a reformar la seguridad social, luchar contra la corrupción y no revertir ninguna privatización --que ya se haya materializado--, las formas para conseguir los objetivos no están claras.

Para la directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, el plan de Grecia “cubre los temas principales que deberían estar en la nueva agenda de gobierno”.

Sin embargo, ha advertido que no hay “garantías claras” en ciertas áreas clave, como las pensiones complementarias, la política fiscal y las reformas al mercado laboral.

Eso podría echar por la borda los planes del gobierno del primer ministro Alexis Tsipras.

Bajo este contexto, parece que Grecia caminará en los próximos meses sobre la cuerda floja, amenazado por el fantasma de la austeridad, la insolvencia y la bancarrota.

Por ahora, la extensión del rescate, le garantiza a Grecia el desembolso del tramo pendiente de mil 800 millones de euros y la transferencia de mil 900 millones de euros, que Atenas reclama al BCE procedentes del rendimiento de los bonos griegos.

Además, abre la puerta para que la banca griega pueda acceder, en caso de ser necesario, al fondo temporal de rescate de 10 mil 900 millones de euros en bonos para una posible recapitalización.