Mercados

Garantizada la liquidez en el fin de semana
del Buen Fin

El banco central mexicano retiró circulante en plena semana de mayor gasto personal; sin embargo, la base monetaria sube 15% en el presente año.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
13 noviembre 2014 5:0
 [Bloomberg] Cae ante la expectativa de que se mantengan las medidas de liquidez a nivel global, mientras que en México las tasas continúan a la baja. 

[Bloomberg] Cae ante la expectativa de que se mantengan las medidas de liquidez a nivel global, mientras que en México las tasas continúan a la baja.

CIUDAD DE MÉXICO.- El dinero circulante en México (base monetaria), registra un incremento de 15.8 por ciento al cierre del 10 de noviembre pasado.

Dicho aumento en el dinero disponible para el gasto garantiza el flujo de dinero necesario para siguiente fin de semana, el del buen fin.

Lo anterior, a pesar de que en el año el banco central mexicano ha retirado liquidez de la base monetaria con el propósito de mantener a raya la tendencia de los precios.

La inflación podría ser la causa principal de las operaciones extraordinarias del Banco de México en el mercado de dinero nacional.

Retiró liquidez en pleno buen fin
Este miércoles el banco central, mexicano colocó los 20 mil millones de pesos en cetes, resultado de la convocatoria a subasta extraordinaria que lanzó la semana pasada, por quinta ocasión en el año.

De acuerdo con las cifras disponibles, el Banco de México ha retirado circulante de la economía por un total de 205 mil millones de pesos mediante dicho mecanismo.

Se trata de la participación más activa en varios años para retirar circulante del mercado mexicano por parte del banco central de México, y la primera ocasión que retira liquidez en la semana del buen fin.

Pero, la liquidez para el fin de semana está garantizada, en el año Banco de México registra una disminución neta de la base monetaria de solamente 10 mil 408.1 millones de pesos, cifra inferior a la contracción por 62 mil 493.3 millones que se reportaba en el mismo lapso del año pasado, y también menor a los 25 mil 998.5 millones que se contrajo la base monetaria en el año 2012, el segundo del buen fin.

El Banco de México colocó el miércoles, en subasta extraordinaria de Cetes de regulación monetaria, un monto total de 20 mil millones de pesos, de los cuales 15 mil fueron a plazo de 364 días y 5 mil a 182 días.

Esta acción, complementa la medida de intercambiar Bonos M por Cetes con objetivos también de regulación monetaria, que involucró un monto de 4 mil 26 millones a principios del mes.

El retiro del dinero en circulación es ligeramente inferior a la derrama esperada por el adelanto de una parte de los aguinaldos a la burocracia, y del alza estacional del circulante.

El año pasado, derivado de estos factores, se elevó la base monetaria en 25 mil 932 millones de pesos, monto que en está ocasión puede ser muy similar.

En lo que va de noviembre y octubre se ha retirado 110 mil millones de pesos de liquidez, equivalente a 12.12 por ciento del total del dinero y billetes en circulación, cuyo saldo ascendió a 907 mil 850 millones, al pasado 11 de noviembre.

Cabe destacar que el retiro de liquidez durante noviembre y octubre, es el segundo periodo en lo que va del año.

En abril ya habían colocado Cetes con propósito de regulación monetaria por un monto de 95 mil millones de pesos.

En la subasta de extraordinaria de Cetes, efectuado el miércoles, la demanda a 182 días superó 4.64 veces a lo colocado y la tasa de rendimiento fue de 3.02 por ciento.

Mientras, que en el horizonte de 364 días, la demanda supero a lo ofrecido 1.92 veces y el rendimiento de colocó en 3.17 por ciento.

Otras causas de la estrategia
El retiro de liquidez de la principal autoridad monetaria también puede obedecer a dos factores.

El primero, la necesidad de adelantarse al vencimiento de un bono a tasa fija programado para el próximo diciembre.

El segundo, al hecho de que el instituto central considera excesivo el crecimiento del dinero en circulación, con respecto a las necesidades del crecimiento de la economía y del desempeño de la inflación.

Por ejemplo, en la actualidad, la economía de México se expande a una tasa ligeramente superior de 3.0 por ciento, mientras el crecimiento de los precios al consumidor rebasa 4.0 por ciento.

El Banco de México podría estar en vías de adoptar una estrategia que le permita disminuir los efectos negativos del alza estacional del circulante sobre la inflación.