Mercados

Financiamiento de Siefores sube 278%
en 6 años

Los trabajadores mexicanos financian también el desarrollo del país, lo hacen incluso con cantidades que no imaginan. Proyectos de infraestructura o de investigación.
Antonio Sandoval
Ilustración

Ilustración Mis Finanzas

CIUDAD DE MÉXICO.- De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Administradoras de Ahorro para el Retiro (Amafore), el financiamiento de las Siefores al sector productivo en los últimos 6 años se ha incrementado a razón de 540 mil millones de pesos.

De acuerdo con la fuente, dicho financiamiento pasó de 194 mil millones de pesos en el año 2008, a un monto de 734 mil millones al cierre de agosto del año en curso. La diferencia equivale a un crecimiento de 278 por ciento en dicho periodo, una tasa nominal para consignarse.

En otras palabras, las Siefores han canalizado un poco más de medio billón de pesos al desarrollo del país; en el fondo son los trabajadores mexicanos los que contribuyen al desarrollo de México.

Varias son las consideraciones que pueden mencionarse, una de ellas es el hecho de que el repunte de la inversión propiedad de los trabajadores, se presenta en el contexto de un periodo de crisis del que incluso el mundo no sale hasta la fecha.

En gran parte del planeta se registran problemas de desempleo; en muchas naciones los ajustes a los regímenes pensionarios fueron o son la constante; incluso en Europa la crisis no ha terminado, en España está vigente un ajuste a las aportaciones que se extenderá por casi una década.

En la inmensa mayoría de los países europeos se ha contemplado la indexación de la edad de retiro a las expectativas de vida, mientras que en América la tendencia va en el mismo sentido aunque demasiado lenta.

El financiamiento de proyectos de inversión con dinero de los trabajadores mexicanos es el reflejo de los múltiples beneficios que la economía nacional tiene con el ahorro forzoso, sin considerar que México apenas inicia respecto a otros países que llevan décadas en la misma dinámica.

Desde luego, no podemos dejar de consignar el periodo de acumulación que registra el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), mismo que debe extenderse al menos hasta el año 2025; la fase de acumulación es básica para el desarrollo futuro. En ese periodo también es importante que factores como el ahorro obligatorio tome velocidad para que el sistema se haga más sólido.