Mercados

Fed, sin calendario
para alza de tasas

En un lapso de tres años, entre 2004 y 2006, la Reserva Federal de Estados Unidos elevó las tasas de interés de 2.0 a 5.75 por ciento.
Efraín Hilario
Richard Fisher

(Bloomberg)

El movimiento se realizó enmedio de un sostenido ritmo de crecimiento de la economía y un desordenado auge del sector inmobiliario.

Actualmente, con una economía creciendo a un promedio de 3 por ciento y con las tasas de interés estacionadas desde hace casi una década en el rango de cero a 0.25 por ciento, las expectativas de observar una seguidilla de incrementos de tasas similar a ese periodo es prácticamente improbable.

Los mercados financieros, en todo caso, sólo han descontado que el primer incremento del costo del crédito desde 2006 llegara en algún momento a partir de la segunda mitad de este año.

Los responsables de la política monetaria estadounidense están inquietos.

La sostenida apreciación del dólar, los bajos niveles de inflación, y la volatilidad de los precios del petróleo, dejan claro que los aumentos de las tasas, una vez que han abandonado su postura “paciente”, estarán condicionados por la evolución de la salud de la economía y no por un calendario preestablecido.

Para el vicepresidente de la Fed, Stanley Fisher, el aumento de las tasas de interés está garantizado sólo para este año.

Pero, para los próximos, éstos aún no están calendarizados y prácticamente nadie se atreve a decir lo contrario; es decir, existe incertidumbre al respecto.

Fisher se une a la postura de varios de sus colegas, en el sentido de que será difícil aplicar un ritmo progresivo de alza de tasas de interés; al menos bajo las condiciones actuales de la economía estadounidense.

La comunidad inversora aún no tiene claro cuándo la Fed aplicará un aumento en el costo del crédito, a pesar de que se maneja el mes de junio como probable.

Lo que tal vez si tiene claro, por ahora, es que éstos no llegarán de forma sostenida.