Mercados

Baxico, extiende su ‘membresía’ en el club de los restrictivos

De una muestra de 41 bancos centrales, seguida por Bloomberg, solamente seis en el mundo han aumentado sus tasas de referencia en el presente año.
Esteban Rojas
banxico 50

(Especial)

El Banco de México se ha convertido en uno de los bancos centrales que más ha aumentado su tasa de referencia en 2016, lo que también lo ha llevado a ampliar su brecha con la Reserva Federal de los Estados Unidos a máximo no vistos desde la crisis económica global del 2008 y 2009.

De una muestra de 41 bancos centrales, seguida por Bloomberg, solamente seis en el mundo han aumentado sus tasas de referencia en el presente año, mientras que 21 la han bajado y 14 la han mantenido sin cambio.

En lo que va del año, Banxico incrementó en 200 puntos base a la tasa interbancaria a un día, posicionándose como el tercer banco central con mayores aumentos.

La postura relativa del Banco de México con respecto a la Reserva Federal de Estados Unidos, una de las variables a seguir por el instituto central para determinar a su política monetaria, se ha vuelto más restriccionista. La brecha entre las tasas de referencia de Banxico y la de la Fed se ha ampliado a un rango de 475 a 500 puntos base, un diferencial no visto desde marzo del 2009.

El presente ciclo de alza en México en el costo del dinero es el más fuerte desde que se sustituyó el esquema del corto por la tasa objetivo el 21 de enero del 2008.

La próxima reunión del Banco de México es el próximo 15 de diciembre, solamente un día después del anuncio de política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

ASÍ SERÁN LOS EFECTOS
Los mercados habían adelantado un nuevo apretón en la política monetaria, sin embargo, los efectos más significativos se sentirán en las tasas de corto plazo.

En el lado de las empresas y de las familias se traducirá en un aumento en la Tasas de interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE), la cual determinar el costo del dinero para las colocaciones de papel de deuda y es utilizada como referencia para algunos créditos bancarios al consumo, entre otros.

En el lado del gobierno, se traducirá en un mayor costo en la colocación de valores como los Cetes, aunque este instrumento ya representa menos del 10 por ciento del total de su financiamiento vía colocación de valores en el mercado de dinero.