Mercados

Expectativas divergentes en torno al próximo movimiento de la Fed

Sin consenso en los mercados sobre el inicio del alza de tasas en septiembre. En el mercado existen estimaciones encontradas respecto al resultado de la reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos de los días 16 y 17 de septiembre.
Esteban Rojas
¿Sabes cómo funciona la FED?

Andrew Ross, nos explica el funcionamiento de la reserva federal y como es que influye en las tasas de interés.

De acuerdo a una encuesta levanta por Bloomberg, entre 102 especialistas en el mercado de deuda, la Reserva Federal de los Estados Unidos podría iniciar el jueves un ciclo de alza en su tasa de referencia, actualmente en el mínimo histórico, ubicado dentro de un rango de 0.0 a 0.25 por ciento.

Mientras que en el mercado de futuros de los fondos federales, la probabilidad implícita de un incremento en la tasa de la Fed bajó de un 28 por ciento, el pasado viernes, a un 26 por ciento en la jornada de ayer.

El mercado de futuro apunta a que será hasta diciembre cuando la Fed suba su tasa, al otorgarle una probabilidad de 58.7 por ciento a este evento.

Las expectativas todavía se podrían modificar, dependiendo de cómo se reporten o asimilen algunas cifras clave en la actividad económica. Hoy se publicaron las ventas minoristas y la actividad industrial.

Mañana, se esperan cifras de la inflación, las cuales probablemente muestren una caída, debido al débil comportamiento en los precios del petróleo.

Las diferencias en las expectativas en cuanto al próximo paso que dará la Fed, son un reflejo del contraste entre la mejoría observada en algunas variables clave en la economía norteamericana y la delicada situación internacional.

Lo interno contra lo externo
Si se considerará solamente la situación interna en Estados Unidos, la Fed tendría más argumentos para acelerar un alza en su tasa de referencia. Así lo parece apuntar la existencia de una tasa de desempleo en 5.1 por ciento en agosto y una generación de empleo no agrícola por arriba de los 200 mil en promedio en los últimos 12 meses y una cifra revisada de crecimiento del PIB a 3.7 por ciento, en el segundo trimestre del año.

En tanto que en el plano externo, la desaceleración en la economía china y el gradual proceso de recuperación en la zona euro y Japón, constituyen un riesgo para el crecimiento global que, en un momento determinado, podrían también contaminar a la economía norteamericana.

En cuanto a señales, el hecho de que la Fed iniciará un ciclo de alza en su tasa el próximo jueves, implicaría que su proceso de recuperación ya no necesita de apoyos exógenos para continuar.

En tanto que, el postergar un incremento en su tasa, se podría interpretar como un signo de que la recuperación norteamericana todavía no es lo suficientemente sólido y que el riesgo externo puede amenazar la estabilidad de la principal economía del mundo.

Efecto de alza en tasas en los mercados
En lo general, los ciclos de alza en la tasa puede tener un efecto favorable sobre mercados como el accionario y el tipo de cambio.

En el último ciclo de alza comprendido entre junio del 2004 y junio del 2006, la tasa de referencia de la Fed se elevó de 1.0 a 5.25 por ciento.

En ese mismo periodo, el Dow Jones se incrementó 6.85 y el principal indicador de la bolsa mexicana en 86.22. En tanto que el peso presentó una moderada recuperación de 1.22 por ciento.

El alza en las tasas, dentro de ciertos límites, es favorable debido a que son un indicio de una actividad económica en buenas condiciones. Esto no quita que se tenga que pasar por algún tipo de turbulencia de tipo financiero.

El impacto de mover la tasa de la Fed no implicaría una política contracionista a nivel mundial. Bancos centrales como el de la zona euro, Japón, China y Canadá todavía podrían aplicar nuevos estímulos monetarios.

La Fed no mueve su tasa desde diciembre del 2008, cuando la tuvo que bajar al rango de 0.0 a 0.25 por ciento para enfrentar los efectos generados por la crisis en el sector inmobiliario. La última vez que el instituto central determinó un aumento en su tasa fue el 29 de junio del 2006, cuando paso de 5.0 a 5.25 por ciento.