Mercados

El bono de EU a 10 años podría subir hasta 3%

Los rendimientos que ofrecen actualmente los bonos para la referencia de diez años en Estados Unidos han regresado a niveles de casi 2.5 por ciento, máximos de un año.
Clara Zepeda
Departamento del Tesoro

(Tomada de Facebook)

Los bonos del Tesoro de Estados Unidos a diez años podrían llegar a una tasa de 3.0 por ciento en el 2017, debido a un mayor crecimiento económico, alza en la inflación y un mayor endeudamiento en dicha nación, prevén especialistas.

Los rendimientos que ofrecen actualmente los bonos para la referencia de diez años en Estados Unidos han regresado a niveles de casi 2.5 por ciento, máximos de un año.

Los rendimientos de estos instrumentos han subido más de 110 puntos base desde los mínimos reflejados en julio pasado, aunque prácticamente la mitad de este movimiento se materializó después de las elecciones del pasado 8 de noviembre en Estados Unidos.

Así, el bono estadounidense tuvo pérdidas no observadas desde hace siete años. Las curvas de rendimiento se inclinaron, al subir más las tasas de largo plazo que las de corto.

Este comportamiento obedece a la expectativa de mayor crecimiento, mayores presiones inflacionarias y mayor emisión de bonos hacia delante en Estados Unidos, al tiempo que la Reserva Federal (Fed) seguirá subiendo la tasa.

Félix Boni, director de Análisis de HR Ratings, consideró que la tasa de los bonos del Tesoro de Estados Unidos podría alcanzar una cota de 3.0 por ciento para el próximo año, debido a todo el entorno económico internacional.

“Tenemos que ver qué pasa en Europa, con las elecciones del próximo año, y el incremento en relevancia de la ultraderecha y de los euroescépticos. Tenemos que ver qué pasa con la situación económica de Japón, pero la fortaleza del dólar seguirá, por lo que el incremento de las tasas de bonos soberanos podría seguir su senda alcista”, describió Boni.

Detalló que la fortaleza de la divisa estadounidense con respecto a las principales diez monedas del mundo podría seguir, y con respecto al peso mexicano ni dudarlo.

Existe preocupación sobre la velocidad de avance en los yields del bono estadounidense en el sentido de que también propicien cierta desaceleración al crecimiento.

En el resto de mundo, las tasas de los bonos suben por flujos de capitales hacia Estados Unidos y activos de riesgo. Por lo pronto, se espera que el Fed suba la tasa 25 puntos base este mes, y que el Banco de México aumente la tasa de fondeo en 50 unidades.

De acuerdo con Dave Lafferty, Estratega en Jefe de Mercados EU de Natixis Global Asset Management, el respaldo de las tasas en la era Post-Trump en Estados Unidos (y globalmente) vuelve a los bonos soberanos de alta calidad “menos terribles”.

“El bajo/negativo rendimiento de los bonos soberanos sigue siendo poco atractivo ya que se basan en una política de estímulo artificial. Sin más deterioro económico por venir, el retorno potencial será limitado”, reconoció Lafferty.

Afirmó que comprar bonos con rendimiento negativo podría ser una muy buena transacción a corto plazo, pero es una terrible inversión a largo plazo.Mejoría de la economía estadounidense sería una de las causas para que se dé el aumento.