Mercados

El BCE abre la puerta
a una mayor relajación cuantitativa

Un miembro de la institución señala que se podría adelantar la compra de bonos en los meses de mayo y junio; el BCE podría contar también con una estrategia para “vitaminar” a la economía, en caso de un default en Grecia
Efraín Hilario
Efraín H. Mariano
20 mayo 2015 5:0
[El actual programa de ayuda a Grecia vence a finales de 2014/Bloomberg] 

[El actual programa de ayuda a Grecia vence a finales de 2014/Bloomberg]

El Banco Central Europeo (BCE) abrió la puerta para una mayor relajación cuantitativa; es decir, más dinero para la economía de la región.

La institución adelantará en mayor y junio el programa de compra de bonos, destinado a impulsar el crecimiento.

Así lo señaló el miembro de la junta del BCE, Benoit Couré, al tiempo que señaló que en el verano se espera una contracción en la liquidez.
La medida tomó por sorpresa a los mercados financieros del mundo.

¿Qué significa?
Lo que el BCE anunció en voz de uno de sus miembros autorizados, es solamente un paso por medio del cual la institución compraría en forma anticipada los bonos que iba a comprar en verano, leáse julio y agosto.
Sin embargo, en la práctica es el equivalente a un incremento en la relajación cuantitativa, al menos por un corto periodo de tiempo.

La probabilidad de que el BCE aumente la impresión del dinero en los próximos dos meses generó posturas encontradas entre la comunidad inversora de la región y del mundo.

La impresión adicional dl dinero agradó a los inversionistas adictos de la renta variable, pero inquietó a los más conservadores.

Las bolsas europeas celebraron
Las principales bolsas de valores de Europa repuntaron en promedio más de dos por ciento, con el mercado de Atenas encabezando las ganancias, con un avance de 2.59 por ciento, a 846.43 puntos, escalando a su mayor nivel desde el 6 de marzo.

Por supuesto que la bolsa griega está bajo el escenario de las negociaciones del país con sus socios europeos para acceder a un tercer rescate financiero.

Cayó el euro
Sin embargo, en el mercado cambiario el euro cayó 1.5 por ciento, su peor descalabro en dos meses, para cotizar en 1.1149 dólares, amenazando con cruzar el nivel psicológico de 1.10 dólares por euro, clave para volver a pensar en la paridad euro-dólar.

Aunque los escenarios son diversos, la liquidez en los mercados proyectada para lo que resta de mayo y todo junio, es una noticia favorable para las bolsas de valores, al menos de la región.

Adicionalmente, algunos participantes no descartan que la impresión adicional del dinero estaría preparando el escenario de una salida de Grecia del bloque europeo.

Es decir, el BCE estaría “vitaminando” al mercado antes de que se concrete un default de la República Helena, que obligaría al país y a la eurozona a determinar su salida de la economía común europea.

La probabilidad está ligada al hecho de que será precisamente en verano cuando Grecia deba enfrentar fuertes tramos de pagos de préstamos, o de plano declararse en default.

Ante la posibilidad de un default, el euro se debilita todavía más, y la expectativa para la moneda común no es positiva, aunque su depreciación sí es favorable para las empresas exportadoras.