Mercados

El Banco de Japón aumenta la cruzada antideflación

El plan del Banco de Japón de estimular aún más la economía nipona se basa en los resultados obtenidos en la modificación que se hizo en abril del año pasado, que al parecer le está rindiendo frutos.
Álvaro Montero
Mauro Álvaro Montero
03 noviembre 2014 5:5
Mantiene Banco de Japón política monetaria estable

Mantiene Banco de Japón política monetaria estable

CIUDAD DE MÉXICO.- El banco central de Japón dio una sorpresa a los mercados al aumentar las compras de activos e inyectar mayor liquidez a la economía dentro de su programa de estímulos monetarios.

El objetivo es lograr los objetivos de inflación que se ha impuesto, en 2 por ciento anual.

Como consecuencia, la moneda japonesa cayó a su menor nivel frente al dólar en 7 años, la cotización cerró con una depreciación de 2.85 por ciento para colocarse en 112.32 yenes por dólar; se trata de la mayor depreciación porcentual desde el 4 de abril del año pasado, cuando el banco central cambio su política de gestión de tasas a una totalmente expansiva.

En 2013 hubo un importante avance en la tasa inflacionaria, a niveles de 1.7 por ciento.

Ahora al parecer el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, no dudó en adoptar una política monetaria más agresiva.

Las compras de activos aumentaron de entre 60 a 70 billones de yenes a 80 billones anualmente –en términos de dólares son 708 mil millones–, tras el consenso de los ministros del órgano gubernamental al haber votado 4 a favor y uno en contra de aumentar la base monetaria.

Además, esta medida viene acompañada de una extensión en el periodo de vencimiento de la deuda, que pasará de 7 a 10 años.

La modificación del estímulo financiero “cuantitativo y cualitativo” (QGE), viene a complementar el que fue implementado en abril de 2013, cuando el Banco de Japón anunció el nuevo enfoque de la política monetaria en busca de que la tercera economía del mundo –sin contar la zona euro– abandone el lento ritmo de crecimiento.

La finalidad de las modificaciones más agresivas es ampliar la cartera de los llamados bonos gubernamentales JGP y ETF, al doble de lo que se hacía con anterioridad.

La deuda emitida permitirá que las instituciones financieras tengan mayor liquidez, con expectativas de que impacte en el consumo y por lo tanto en una lectura más elevada de inflación -controlada-, lo que generará crecimiento económico, que es lo que está buscando el ente financiero.