Mercados

Divergentes, las tasas
de referencia en Latinoamérica

Brasil. Encabeza la política monetaria más restrictiva y México tiene la más expansiva; a partir de hoy la Fed deja de inyectar liquidez.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
03 noviembre 2014 5:0
[Manuel Sánchez, vicegobernador de Banxico, afirmó que las monedas emergentes se han debilitado / Cuartoscuro / Archivo]

[Bloomberg ] Presidentes de la Fed consideran eliminar QE.

CIUDAD DE MÉXICO.- El Banco de México dejó sin cambio su tasa de referencia en el mínimo histórico de 3.0 por ciento.
La tasa se mantiene vigente desde el pasado mes de junio cuando sorpresivamente la bajó.

Con este movimiento, la tasa del banco central mexicano sigue colocada entre las más bajas en Latinoamérica, junto a la de Chile.

En octubre se presentaron movimientos que hicieron divergentes a las tasas de interés de los bancos centrales de América Latina.

Por un lado, Brasil subió sorpresivamente su tasa al pasar de 11.0 a 11.25 por ciento, un movimiento que sorprendió a los mercados y que se presentó sólo unos días después de la reelección de la presidenta Dilma Rousseff.

El banco central brasileño advirtió sobre riesgos en la inflación del país, razón por la cual decidió elevar la tasa de interés.

Mientras tanto, en Chile se registró una disminución de la tasa de interés.

El rédito de referencia bajó de 3.25 a 3.0 por ciento.
Otro movimiento que los mercados no esperaban, aunque fue menos impactante por el tamaño de l economía chilena, y porque se considera que todavía tiene margen debido al desempeño estable de la inflación.

Por su parte, México, Perú y Colombia mantuvieron sus tasas de interés sin cambio en 3.0, 3.5 y 4.5 por ciento, respectivamente.

Las diferencias en las políticas monetarias en la región obedecen a los diferentes ritmos de crecimiento económico y trayectorias distintas en la tendencia de la inflación.

Por supuesto, cada economía impacta de acuerdo a su peso relativo.
Tasas arriba y abajo de inflación

El Banco de México mantiene su tasa de referencia por debajo de la inflación, igual que otras naciones como Chile.

En el caso de Brasil, la tasa de interés se ubica muy por arriba de la inflación, en un intento por devolver la estabilidad financiera, que le permita retomar un crecimiento económico sobre bases sanas, según el argumento del banco central de ese país.

Otras naciones en donde las tasas de referencia de los bancos centrales están por arriba del crecimiento de los precios al consumidor son Colombia y Perú.

Tasa de Banxico tiene piso
En México, el balance de riesgos para el crecimiento económico ha mejorado, aunque periste un entorno externo todavía restriccionista en la materia.

En el caso de la inflación, siguen prendidos los focos amarillos, por la existencia de una burbuja que se puede prolongar hasta principios del próximo año.

Estos factores contribuyen a ponerle piso a la tasa de referencia del Banco de México.

En lo interno, un elemento desequilibrante podría darse en el caso de que factores de tipo social, más directamente relacionados con la inseguridad, contaminen no solamente las expectativas económicas, sino que tiendan a nulificar en la práctica parte de los efectos positivos provenientes de las reformas estructurales.

En lo externo, el Banco de México tendrá que lidiar con un ferrocarril en sentido contrario, como lo es el retiro de los estímulos monetarios en Estados Unidos.

Dicho fenómeno implica que a partir de este mes los mercados de valores estadounidenses, y por lo tanto del mundo, debido a las conexiones financieras, dejarán de recibir liquidez proveniente de la Fed.

En la medida en que la economía estadounidense vaya dando señales de recuperación, también crecerá la posibilidad de que a mediados del año siguiente la Reserva Federal de Estados Unidos empiece un ciclo de alza en la tasa de los fondos federales, actualmente en un rango de 0.0 a 0.25 por ciento.

En fin, hay varias señales de que posiblemente la tasa de referencia del Banco de México ha encontrado piso.

Por lo tanto, sólo espera el momento de subir, posibilidad que se incrementaría a partir del segundo trimestre de 2015.

Siempre que no ocurran imprevistos que cambien o retarden la recuperación económica en el mundo, y dependiendo de la evolución de factores desequilibrantes, como la inseguridad en México.