Mercados

Deuda externa, una preocupación de Moody’s y el mercado, a la baja

Una reducción al endeudamiento externo del país no se daba desde 2009.
Esteban Rojas
[El dólar es primero que nada, una moneda vehículo principalmente en el mercado interbancario / Bloomberg]

[El dólar es primero que nada, una moneda vehículo principalmente en el mercado interbancario / Bloomberg]

La deuda externa de México, una de las preocupaciones de la agencia Moody´s y de algunos participantes en los mercados, cayó 2.02 por ciento en 2015 respecto al año previo, para totalizar 417 mil 779 millones de dólares, de acuerdo a la cifras dadas a conocer el pasado viernes por el Banco de México.

Una reducción al endeudamiento externo del país no se daba desde 2009, cuando cayó 5.06 por ciento, aunque después, entre 2010 y 2014, el financiamiento externo de México creció a una tasa promedio anual del 17.84 por ciento.

El saldo de la deuda externa incluye tanto el financiamiento proveniente del exterior, como la deuda negociada en el mercado local en poder de no residentes en el país, como es el caso de instrumentos como los Cetes y Bonos, entre los más importantes.

El menor endeudamiento, representa una menor oferta de dólares y por lo tanto una presión alcista sobre el tipo de cambio. Sin embargo, también significa disminuir el riesgo de una baja en la calificación crediticia de México dentro de un contexto que se puede caracterizar, cada vez más, por una menor liquidez y por un mayor costo del dinero.
Contrastes ente sectores

El freno al crecimiento de la deuda externa se ha debido, fundamentalmente, a la reducción de la tenencia de extranjeros en papel gubernamental negociado en México y al estancamiento de dichos recursos destinados a las empresas del sector privado.

Los flujos de capitales del exterior destinados a la compra de papel gubernamental en México disminuyeron en 20 mil 559 millones de dólares en el pasado año al ascender 123 mil 299 millones, lo que implicó una caída de 14.29 por ciento.

El saldo del financiamiento externo del sector privado fue por 119 mil 368 millones de dólares, lo que significó un aumento marginal de 0.41 por ciento.

La banca comercial, otro de los grandes demandantes del crédito externo, reportó un baja de 16.17 por ciento en el pasado año, al acumular un saldo de 14 mil 960 millones de dólares.
Los recursos externos destinados al sector publico reportaron un saldo de 162 mil 210 millones de dólares al cierre del 2015, equivalente a un aumento de 9.45 por ciento.

Tamaño relativo de la deuda externa

Al cierre del pasado año, la deuda externa total de México por el equivalente de 417 mil 779 millones de dólares representó el 36.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)

El crecimiento relativo de la deuda externa ha venido evolucionado al alza, como también lo sostiene la Agencia Moody´s.

De acuerdo a la calificadora la proporción de la deuda externa a PIB “probablemente se estabilizará en 37 por ciento en el 2018”. Sin embargo, la agencia señala el riesgo de dicha proporción pueda seguir creciendo posteriormente, sobre todo en caso de que el gobierno se vea obligado a respaldar a Pemex.

Una eventual decisión de Moody´s con respecto a la calificación soberana de México pueda tardar de 12 a24 meses en tomarse.

Una buena señal de que puede mantenerse la calificación de A3, es el freno al endeudamiento externo, sobre todo en caso de extenderse en los próximos meses.

Cabe recordar que la misma agencia Moody´s le estando una probabilidad de solamente un 33 por ciento de una disminución en la calificación crediticia de México.

La relación deuda externa a PIB es un indicador de la carga que representa el financiamiento externo con respecto al tamaño de la economía. No obstante, en épocas de turbulencia financiera, como las actuales, puede presentar algunas distorsiones.

El tamaño del PIB en nuestro país se ha visto reducido en dólares no solamente por un bajo crecimiento sino también por un efecto negativo proveniente del alza en el tipo de cambio.