Mercados

Detalle de movimientos, elemento de transparencia

El nuevo estado de cuenta que las Afores han entregado a los trabajadores tiene como uno de los elementos novedosos más importantes el detalle de movimientos.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
12 junio 2014 5:5
[Afores erogan cifra histórica de siete mil mdp, Afore Azteca, Invercap y Metlife son las que gastaron más en 2013. /Cuartoscuro] 

[Afores erogan cifra histórica de siete mil mdp, Afore Azteca, Invercap y Metlife son las que gastaron más en 2013. /Cuartoscuro]

CIUDAD DE MÉXICO.-Lo que sucedía antes era surrealista, imagine usted que acude a un banco a realizar una inversión y no puede enterarse de los movimientos que realizan en su cuenta: depósitos, retiros, intereses devengados, comisiones pagadas, etcétera.

Es el mismo caso, los trabajadores no sabían lo que sucedía en su cuenta individual, podían darse una idea pero de ninguna manera tener la plena certeza de los movimientos que se realizaron.

Con el nuevo formato se subsana la carencia, los trabajadores tienen un elemento que aporta a la transparencia, e incluso, será importante para eventuales conflictos legales.

En cuanto al primer factor, el de la transparencia, es un hecho que no habrá manera de que los trabajadores no sepan lo que pasa con su cuenta individual, todos los movimientos que se hagan deberán reflejarse: las sumas y restas de los diferentes conceptos tienen que llevar al saldo que se consigna como total.

Desde luego, también se conocerá quien y porqué realiza movimientos en nuestra cuenta de ahorro para el retiro, además de nosotros mismos claro está.

Es importante recordar que los estados de cuenta son documentos legales, válidos para los efectos que convengan a sus titulares.

Ahí radica otra de las implicaciones relevantes, el estado de cuenta se convierte en un documento que apoya más a los trabajadores ante eventuales discrepancias con la institución que maneja su dinero, o con cualquier entidad perteneciente al SAR.

Al estar consignados todos los movimientos, se vuelve un documento probatorio para cualquier efecto legal.

Es decir, con su estado de cuenta los trabajadores podrán ahora demostrar y comprobar todo lo que les convenga, o lo que otros no quieran reconocer.

Por eso, es importante que se consolide entre los trabajadores la sana costumbre de guardar los estados de cuenta, cuando menos por un tiempo razonable.

Ya que solamente se entregan tres documentos al año, no estaría mal contar con un archivo de cuando menos cinco años, tal como lo hacemos con nuestra información fiscal.