Mercados

Despegue de tasas de interés, sería pospuesto

Hay abundante evidencia de que el esperado despegue de las tasas de interés no comenzará pronto en Estados Unidos. Esto tras las señales mixtas que han arrojado los datos económicos y la fortaleza del dólar.
Rincón Del Experto
Drone de Estados Unidos

Drone de Estados Unidos. (Reuters/Archivo)

Dos conjuntos de indicadores, revelados la semana pasada, justifican esta conclusión.

La Reserva Federal dijo que para comenzar el despegue deben cumplirse dos condiciones: “mejoramiento adicional en el mercado de trabajo” y la inflación tiene que “alcanzar su objetivo de 2 por ciento.”

Como informó el Departamento de Trabajo, la semana pasada, la creación de empleos apenas llegó a 126 mil durante marzo.

La cifra se ubicó por debajo del promedio mensual de 275 mil plazas laborales creadas en 2014.

Además, el Departamento de Trabajo dijo que, durante los últimos 12 meses, los precios de las importaciones disminuyeron 10.5 por ciento, por la baja de los precios del petróleo y la fortaleza del dólar.

Las importaciones más baratas, debido precisamente a la fortaleza de la moneda estadounidense, empujan hacia abajo la tasa de inflación.
En febrero pasado la inflación anual, incluyendo los precios del petróleo, fue de cero por ciento.

Sin alimentos y petróleo, durante casi tres años, la inflación ha permanecido atrapada dentro de un rango que va de 1.3 hasta un máximo de 1.7 por ciento.

Los aumentos de salarios podrían empujar la inflación hacia arriba.
Sin embargo, las expecativas en torno a la tendencia de los salarios indican que éstos aumentarán apenas arriba de 2 por ciento, un poco más que la tasa de inflación esperada para los próximos 12 meses, que se ubica por debajo del crecimiento salarial.

Por su parte, el banco central del país pronostica que la inflación llegará a 2 por ciento en 2017.

Por ende, la tasa de desempleo se está acercando a 5 por ciento, pero los salarios apenas superan la inflación, la cual ha permanecido durante 33 meses debajo de su objetivo.
En esas condiciones, el banco central puede esperar más tiempo del que muchos prevén.