Mercados

Depreciación global
del euro, llega al rescate
de Mario Draghi

1.2375 dólares por euro.
Cotización de ayer de la moneda única europea frente al dólar estadounidense; es la paridad más baja desde agosto de 2012.
Efraín Hilario
Efraín H. Mariano
07 noviembre 2014 5:5
  [Bloomberg] El dinero barato inyectado por el BCE en 2012 no llega a compañías y consumidores 

[Bloomberg] El dinero barato inyectado por el BCE en 2012 no llega a compañías y consumidores

CIUDAD DE MÉXICO.- La actual depreciación del euro debería ampliar el margen de maniobra de Mario Draghi.

Lo anterior, para que en algún momento del próximo año instrumente medidas de alivio no convencionales, claves para “vitaminar” a la economía del bloque y esquivar las presiones deflacionarias.

Un factor determinante es la depreciación global del euro.
Ayer, la moneda única europea se depreció 0.9 por ciento, hasta 1.2375 por dólar, su menor cotización desde agosto de 2012, acumulando una caída de 9.8 por ciento en el año y enfilándose a su peor contracción anual desde 2005.

La reciente caída de la moneda única europea le cae como anillo al dedo al presidente del Banco Central Europeos (BCE), ya que tiene dos beneficios esenciales en el mediano plazo.

Por un lado, abaratar las exportaciones europeas e impulsar la actividad manufacturera e industrial, ideal para estimular el ritmo económico del bloque.

Por otro lado, eleva la inflación desde sus actuales e incómodos niveles.

Además, la depreciación del euro le ofrece a Draghi “oxígeno puro” para poder ganar tiempo en lo que se reflejan en la economía los resultados de sus recientes estímulos monetarios –bajas tasas de interés, préstamos baratos a largo plazo a bancos y compras de activos del sector privado—, antes de embarcarse en una ronda de alivios “no convencionales”.

Sin embargo, difícilmente podrá escapar de una ronda de flexibilización cuantitativa ya que el crédito sigue sin activarse, el dinero no le llega a los compradores y el consumo se mantiene estancado. Lo que sigue ahora es esperar el momento en el que anunciará qué tipo de deuda pretende comprar.