Mercados

Deja en suspenso la Fed alza de tasas; balanza se inclina hasta fin de año

Los futuros de los fondos federales reflejan una probabilidad implícita de que las tasas de interés suban en diciembre, pero todavía tendremos que esperar a la junta de octubre.
Esteban Rojas
Las remesas, el lado positivo en el alza del dólar

Pese al alza del dólar en los últimos 8 meses, no todas las consecuencias han sido negativas, un ejemplo de ello son las remesas, que en julio fueron de 2 mil 321 millones de dólares.

Tras casi siete años con tasas en mínimos históricos, el inicio de un ciclo alcista en la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) quedó nuevamente en suspenso, aunque las probabilidades de que se dé este año son altas, según la propia presidenta del banco central, Janet Yellen.

“La mayoría de los miembros del FOMC anticipan que, dado el entorno económico, las tasas de fondos federales subirán este año”, dijo.

Después de la noticia, los mercados financieros fluctuaron de manera errática para terminar esta “excepcional” jornada con saldos mixtos. Las expectativas de lo que diría el Banco Central no solamente se centraron en si subía o no las tasas, sino también en las perspectivas económicas que darían indicios de por qué se tomó esa decisión.

A las 13:00 horas, puntualmente, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) divulgó datos clave de la economía más grande del mundo, Estados Unidos.

Según las perspectivas, ese país crecerá 2.1 por ciento este año, con lo que modificó la estimación de 1.7 por ciento de la pasada reunión de junio.

Para los años subsecuentes la proyección se ajustó a la baja: la de 2016 pasó de 2.5 a 2.3 por ciento y la 2017 bajó de 2.3 a 2.2 por ciento. Su primera estimación para 2018 fue de 2 por ciento, en junio pasado no dio previsión para ese año.

Respecto al mercado laboral, el FOMC tuvo una perspectiva mejorada, pues para este año cree que se logrará una tasa de desempleo de 5 por ciento, mientras que su cálculo previo era de 5.3 por ciento. En 2016 y 2017, este mismo indicador se ubicaría en 4.8 por ciento, una cifra inferior al 5.1 y 5 por ciento, respectivamente, que había previsto en su junta anterior.

MERCADO CAMBIARIO
El peso estuvo entre las monedas de mayor ganancia en el día, aunque después del cierre oficial se registró una sensible toma de utilidades.

De acuerdo con el Banco de México, el dólar interbancario cerró en 16.4885 unidades a la venta, lo que implicó para el peso un avance de 24.80 centavos, o 1.48 por ciento con respecto al cierre del martes.

En la ventanilla, el dólar se vendió en promedio alrededor de 16.79 pesos. Una cotización por debajo de las 17 unidades no se veía desde el pasado 31 de agosto.

El dólar se debilitó 1.02 por ciento frente a una canasta de seis divisas, al no encontrar apoyo en la decisión de la Fed.

La moneda mexicana estuvo entre las de mayor ganancia, por arriba del avance observado en divisas como el euro, libra y el yen. En tanto que no deja de llamar la atención la caída en lo perteneciente a Brasil, la cual se acerca a la barrera de los 4.0 reales por dólar.

La decisión del banco central de los Estados Unidos tiene diferentes implicaciones.

Desde el punto de vista financiero se genera una mayor calma, ya que quita incentivos para movimientos más bruscos de capitales, que pudieran afectar a los tipos de cambio y a las tasas de interés.

El alivio pudiera ser pasajero, dado que la probabilidad de un alza en la tasa de la Fed crece para diciembre o a inicios del 2016.

Desde el punto de vista de la esfera real de la economía, significa que la actividad en los Estados Unidos no ha logrado consolidar del todo su fase de recuperación y que los riesgos externos la podrían empeñar.

Para México, implicaría una mejor generación de divisas del sector exportador, pero quizá no tan fuerte como podría ser en el caso de una recuperación económica mucha más clara en los Estados Unidos.

En el mediano plazo, el hecho de que la economía estadounidense no salga de terapia intensiva contribuye a limitar el avance del peso.
Después del cierre oficial el tipo de cambio cerró alrededor de 16.60 unidades en el mercado cambiario y al menudeo en 16.90 pesos.

MERCADO DE DINERO
La tasa del bono norteamericano líder a 10 años cerró en 2.19 por ciento, lo que implicó una baja de 0.10 puntos. Con este comportamiento se puso, por el momento, un alto a una tendencia alcista manifestada desde el pasado 24 de agosto, cuando se encontraba en 2.0 por ciento.

Los menores réditos, contribuyeron para que el bono a 10 años en México, también mostraran un descenso.

El bono M a 10 años cerró en 6.08 por ciento, de acuerdo a datos reportados por Bloomberg muy por debajo del 6.18 anterior.
El compás de espera anunciado por la Fed, le da margen de maniobra al Banco de México para dejar el próximo lunes su tasa de referencia en el actual 3.0 por ciento.

MERCADO ENERGÉTICO
Un alza de tasas y perspectivas económicas más alentadoras podrían haber denotado un alza en las cotizaciones de los crudos, los cuales durante la sesión tuvieron un desempeño errático, existían posturas encontradas en el mercado energético.

El precio del WTI abrió operaciones casi un dólar por debajo de su cierre previo de 47.15 dólares, y a los pocos minutos tuvo un importante repunte previendo buenas noticias para los hidrocarburos, pero inmediatamente se volvió a inclinar. Después del comunicado y hasta el final, los precios se estabilizaron, pero en terreno negativo.

Las perspectivas económicas de la economía más grande del planeta no fueron convincentes para el mercado petrolero, ya que se dejó ver un menor crecimiento futuro, a pesar de que este año se espera un mayor ritmo a lo previsto en junio pasado.

MERCADO ACCIONARIO
Los mercados accionarios de América registraron movimientos dispares una vez que se dio a conocer la decisión del banco central de Estados Unidos.

En Nueva York, las reacciones fueron marcadas, pues en los primeros 10 minutos posteriores al anuncio pasaron a terreno negativo, posteriormente registraron ganancias de más de uno por ciento, para comenzar a descender hacia el término de la conferencia de Janet Yellen.

El promedio industrial Dow Jones y el índice S&P 500 cerró con una caída de 0.39 y 0.26 por ciento, respectivamente, mientras que el índice tecnológico Nasdaq ganó 0.10 por ciento.

En el mercado mexicano, los movimientos rondaban medio punto porcentual, pero al inicio de la conferencia de Janet Yellen se disparó incluso por arriba de los 44 mil puntos. Al cierre, obtuvo un alza de 1.20 por ciento, en 43 mil 790.93 puntos.

Brasil, Argentina y Chile, cuyos mercados seguían operando durante el anuncio, tuvieron movimientos mixtos en sus respectivos índices; el Bovespa finalizó sin cambios, el Merval ganó 0.92 por ciento, mientras que el IPSA cayó 0.27 por ciento.

“Nosotros todavía esperamos una escalada modesta en los mercados emergentes, pues una mayor claridad por parte de la Fed en lo que resta del año podría alentar el apetito por el riesgo”, explicó en un reporte Kevin Logan, economista en jefe de HSBC.

“La estrategia dovish de la Reserva Federal es buena, pero no es esencial. En los pasados siete ciclos alcistas, los mercados accionarios se han tambaleado inicialmente, pero rápidamente recuperan todas sus pérdidas.

“Cuando las tasas de interés suben, usualmente es en respuesta a un crecimiento económico acelerado, así que las fluctuaciones pronto se ven transformadas en mayores alzas”, concluyó.