Mercados

Cuotas de aportación,
el gran obstáculo

Con los niveles de aportación que México tiene no vamos a ninguna parte, eso lo saben las autoridades, los propios trabajadores y cualquier persona con sentido común; o sea, casi todos en este país.
Antonio Sandoval
Peso (Bloomberg)

Peso (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Las bajas pensiones no tienen remedio, no al menos en el corto plazo.


El nivel de las cuotas es el gran obstáculo; los primeros 18 años del sistema de cuentas individuales tiene muchos positivos: buenas noticias, un crecimiento casi exponencial en indicadores como afiliados, cuentas, activos, etcétera.

Pero, todos sabemos que nos queda un gran pendiente, que de mantenerse sin cristalizar pondría incluso en riesgo al sistema.

Las bajas cuotas son equivalentes a bajas pensiones; los medios de comunicación criticamos muchas veces con miopía.

¿Cómo aspirar a pensiones de primer mundo con cuotas de aportación (ahorro) del tercer mundo?, perdón pero no es posible soñar despiertos.

Los niveles de ahorro en este país son bajos, tan bajos que un sistema tan efectivo y adaptado a los tiempos modernos, como el de cuentas individuales, no es capaz de generar los flujos suficientes para mejores pensiones, en éstas condiciones no hay sistema que pueda hacerlo.

¿Quién lo hará?
La pregunta tiene una respuesta inmediata, como diría cierto presidente: la autoridad propone y el Congreso dispone.

Ese es el otro gran escollo; ¿tendremos algún día un Congreso que al margen de los costos políticos que implica, le diga a los mexicanos que debemos ahorrar más?

La autoridad debe proponer, ya lo ha hecho, su papel es impulsar los cambios, ajustar lo necesario y hasta desechar lo que no sirve.
Pero, a cambio el Congreso pasa en fast track leyes para fijar el día nacional de la oratoria, muy necesario en éste país.

La pregunta es: ¿no hace falta también ajustar el actual nivel de tasas de aportación que se fijaron hace 60 años, a los tiempos actuales?.