Mercados

Cuenta el BCE con tres opciones antideflación

La más viable, según los expertos, es el recorte de tasas de interés a niveles cercanos al cero absoluto. Esto contrajo a la moneda única a niveles de principios de año.
Álvaro Montero
Efraín H. Mariano
14 mayo 2014 13:22
  [Bloomberg] El pronóstico del presidente del BCE sobre la debilidad económica, igual al del mes pasado. 

[Bloomberg] El pronóstico del presidente del BCE sobre la debilidad económica, igual al del mes pasado.

CIUDAD DE MÉXICO.- El Banco Central Europeo (BCE) navega en una intensa tormenta que amenaza con llevar a la economía de la región hacia aguas más turbulentas y detener las todavía incipientes señales de recuperación.

Luego de varios meses, la institución ha dicho que actuará contra las expectativas de deflación, pero no dijo cuándo ni cómo; de acuerdo con especialistas, el BCE sólo tiene tres opciones para contrarrestar las presiones deflacionarias y evitar que la vacilante recuperación de la zona naufrague nuevamente.

La deflación es la caída generalizada y prolongada (como mínimo, dos semestres) del nivel de precios de bienes y servicios. Tiende a desencadenar un círculo vicioso entre la oferta y la demanda.
La caída de precios frena la demanda doméstica de un país porque los compradores entienden que no vale la pena adquirir hoy, si mañana todavía todo será más barato.

Alguna medida deberá tomarse pronto, las expectativas apuntan hacia la siguiente reunión de política monetaria del BCE, o incluso antes.

Las tres opciones que manejan los mercados son las siguientes:

1) Recorte de tasas de interés: Una encuesta realizada a finales de la semana pasada entre analistas europeos de Goldman Sachs, JP Morgan Chase y UBS Royal Bank of Scotland, señala que la opción más viable será el ajuste a la baja de las tasas de interés, básicamente el rédito de referencia del BCE situado ya en un mínimo histórico de 0.25 por ciento; se calcula un recorte de entre 0.10 y 0.15 unidades, lo que en la práctica equivale a una tasa de cero por ciento; algo similar a lo que sucede en Estados Unidos aunque más encubierto, ya que en ese país existe un margen de variación de entre cero y 0.25 por ciento, mucho más cercano al cero absoluto.

2) Depósitos bancarios hacia tasas negativas: La segunda alternativa sería la de recortar el nivel de los costos de depósito en el sistema bancario, también a prácticamente cero por ciento.

La intención con dicha medida sería la de estimular los préstamos bancarios al sector productivo, aunque los bancos podrían optar por otras alternativas de inversión antes de prestar el dinero en el sistema formal de la economía.

3) Estímulos monetarios: La tercera opción, quizás la menos probable según los expertos, sería la de una serie de estímulos cuantitativos al estilo de la Fed, para estimular el consumo en la economía y el incremento de precios ante un aumento en la demanda.

Pero la escasa experiencia indica que los montos adecuados de estímulo monetario son difíciles de calcular, lo que podría llevarle más tiempo al BCE en una lucha en la que el margen está muy acotado.

La decisión está por tomarse en unos días, incluso algunos señalan que podría haber un sorpresivo anuncio antes de la reunión del BCE programada para el próximo 5 de junio.
Qué es la deflación