Mercados

Corrige Yellen: las tasas
de interés seguirán bajas

Janet Yellen echó por la borda las expectativas de que las tasas de interés aumentarían antes de lo previsto en Estados Unidos tal como lo dejó ver hace un par de semanas
Efraín Hilario
Efraín H. Mariano
01 abril 2014 13:32
  [La Casa Blanca informó sobre la nominación de Yellen mediante un comunicado/Reuters]  

[La Casa Blanca informó sobre la nominación de Yellen mediante un comunicado/Reuters]

CIUDAD DE MÉXICO.--Yellen admitió que la economía, junto con el mercado laboral, aún están lejos de niveles aceptables y saludables.

Al término de su reunión del 19 de marzo, la presidenta de la Fed había dejado entrever que el costo del crédito podría ser elevado seis meses después de concluir con el programa mensual de compras de bonos, un escenario, que según la comunidad inversora podría suceder a mediados del próximo año.

Sin embargo, este lunes Yellen se redimió y fue categórica al señalar que la política monetaria “expansiva” se mantendrá por un periodo prolongado debido al estado vacilante que mantiene la economía estadounidense, pero sobre todo, el mercado laboral.

Las cicatrices de la Gran Recesión persisten, y alcanzar nuestros objetivos requerirá tiempo. Este extraordinario compromiso (de política monetaria expansiva) todavía es necesario y lo será por algún tiempo”, puntualizó Yellen en una conferencia en Chicago, previo a la publicación de las cifras de empleo del próximo viernes.

Los recientes pasos tomados por la Fed para reducir el ritmo de compra de nuevos bonos no significa una disminución en este compromiso”, precisó Yellen, cuyos comentarios renovaron el apetito por el riesgo en los mercados financieros y alejaron a los inversionistas de los refugios tradicionales.

Hace dos semanas la Fed decidió reducir en 10 mil millones de dólares el volumen mensual de compra de bonos, para situarlo en 55 mil millones; al mismo tiempo mantuvo, como era previsto, en niveles históricamente bajos el costo del crédito, entre cero y 0.25 por ciento.

El argumento principal de Yellen termina con cualquier tipo de especulación para los meses siguientes, pero también abre la puerta a la posibilidad de una pausa en el tapering en cualquier momento.

La pausa es una herramienta que se contempló desde enero, cuando las consecuencias del atípico frío impactaron a la economía; en ese momento no fue necesario, pero los mercados lo mantienen como una fuerte posibilidad en caso de que la economía tome un paso vacilante.

El desempleo fue un factor al que Yellen trató de restarle presión en la pasada reunión de política monetaria, pero finalmente es el indicador en el que se refleja la eficiencia de las estrategias monetarias; al mercado le queda claro que su relevancia puede ser minimizada, pero no eliminada.