Mercados

Contracción temporal y anecdótica en EU, no está descontada del todo

A pesar de que los mercados financieros confían en que la economía estadounidense retomará un crecimiento sostenido en los próximos trimestres, no se puede descontar que la contracción del primer trimestre fue un lapsus malo por el frío
Álvaro Montero
Efraín H. Mariano
30 mayo 2014 5:5
PIB primer trimestre

PIB primer trimestre (El Financiero)

CIUDAD DE MÉXICO.- El Producto Interno Bruto (PIB) experimentó un ajuste negativo mayor al previsto, de 1.0 por ciento en el primer trimestre, frente a la estimación de los analistas de menos 0.5 por ciento, después de un crecimiento preliminar de 0.1 por ciento reportado hace un mes.

La economía estadounidense dejó entrever, aunque de forma preliminar, que el impacto de uno de los inviernos más fuertes de las últimas décadas pudo ser más profundo de lo previsto.

Resulta que no sólo se estancó en el primer trimestre del año, sino que experimentó su primera contracción desde los tres primeros meses de 2011 , cuando cayó 1.3 por ciento, algo que no estaba presupuestado y que podría persuadir a los miembros de la Reserva Federal a replantear su estrategia de retiro de estímulos.

Existen elementos que hacen suponer que la situación podría ser peor a la prevista.

Si bien es cierto que la tasa de desempleo de Estados Unidos descendió en abril a 6.3 por ciento, su menor nivel desde septiembre de 2008, la reducción se debió en gran medida a que cientos de miles de desempleados, cansados y decepcionados por no encontrar trabajo, abandonaron sus intenciones de buscar empleo.

Aquí es donde se encienden algunos focos amarillos, debido a que la reducción de la fuerza laboral modera la mano de obra necesaria para contribuir a una expansión sostenida y sólida de la economía, encaminándola sólo a seguir de pie, sin ganar impulso y con un crecimiento débil.

Adicionalmente, el mercado inmobiliario, que repuntó en 2012 y 2013, se ha desacelerado en el último año; mientras que algunas minoristas, que se la han jugado con promociones y descuentos, han fallado en sus objetivos mensuales de ingresos.

Como resultado, muchos economistas, quienes esperaban una fuerte expansión en 2014 –después de un fuerte crecimiento de 3.4 por ciento en el segundo semestre de 2013–, ya han recortado sus previsiones del segundo trimestre –comprendido de abril a junio–, hasta un nivel de 3.3 por ciento desde una estimación inicial de 3.5 puntos.

Habrá que estar pendientes de las cifras de desempleo de la próxima semana, así como de nuevos reportes del sector manufacturero e industrial, que en caso de incumplir o superar las previsiones del mercado, podrían confirmar o desechar la expectativa de una temporal contracción en la mayor economía del mundo.